hospimedica2

El TSJM juzga a la diputada y portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid por desórdenes públicos, atentado, lesiones y daños al enfrentarse a la Policia Municipal durante un desahucio

portavoz unidas podemos asamblea madrid isa serra

Se enfrenta a una petición de 23 meses de cárcel. Una policía municipal acusa a Isa Serra: «Me dijo que mi hijo tendría que coger un arma y pegarme un tiro»

Con semblante completamente serio, la diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid, Isa Serra, se ha sentado esta mañana en la Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) donde se la juzga por presuntos delitos de desórdenes públicos, atentado, lesiones y daños durante un desahucio que tuvo lugar en enero de 2014 en el barrio de Lavapiés. La acusada ha reiterado su inocencia a la llegada al Tribunal, asegurando que los delitos que se le imputan son «falsos» y confiando en que saldrá «absuelta» ya que no existen, dice, pruebas contra ella.

La declaración de Serra ha comenzando en torno a las 10.15 horas. «Volvía de la Facultad, donde estaba estudiando un máster y cuando iba a casa vi que había un desahucio», ha respondido la diputada ante preguntas de la fiscal sobre la secuencia cronológica de los hechos, asegurando que no había quedado con nadie y que no iba a propósito al desalojo. Según la declaración de Serra, cuando ella llegó al lanzamiento, alrededor de las 11.30 horas, había sesenta personas concentradas en el lugar de forma pacífica. Fue cuando la Policía abandonó la calle de Mesón de Paredes con Tribulete cuando comenzaron los insultos y el lanzamiento de objetos. «Los hechos que se me imputan son falsos. No tiré ningún tipo de objeto a los agentes», ha manifestado la diputada, con voz titubeante, y también ha asegurado que cuando la Policía «estaba cargando», ella se apartó del lugar «porque tenía miedo de la situación». «Me alejo de las cargas policiales», ha reiterado Serra, quien también ha negado que participara en la sentada para impedir que los furgones policiales abandonasen el lugar.

Es más, ha indicado que se mantuvo donde inicialmente estaba el cordón policial, sin acercarse a la plaza de Lavapiés, lugar al que se dirigieron los agentes, seguidos de algunos manifestantes. Isa Serra ha aseverado que no se encontraba entre este grupo y que fueron ellos los que insultaron y agredieron a la Policía, tirándole objetos. «Yo me quedo en Mesón de Paredes, no me acerco hasta la plaza. Vi cómo esas personas van hacia la Policía y les tiran objetos. Yo no tiré nada», ha concluido la declaración de Serra.

La polémica ha llegado después, cuando tenía que comenzar la declaración de dos policías nacionales, testigos de los hechos. Los dos citados han manifestado que no estuvieron presentes en los hechos que se juzgan hoy y que no formaban parte del operativo. Este ha sido el único momento en que Serra se ha mostrado relajada e, incluso, se ha atrevido a sonreír. Posteriormente, ha dado inicio el testimonio de agentes del Cuerpo Municipal. «Al principio podían ser diez o quince personas, luego se iba acumulando más gente. Nos estaban intentando marear durante todo el día. Al final del desahucio había un montón de gente», ha dicho el primer agente municipal en declarar: «Venían con la intención de insultarnos, escupirnos, llamarnos drogadictos». Ha indicado que el desahucio tardó «demasiado» en producirse y que eso «contribuyó a que se acumulara más gente».

«Desde que somos unos hijos de puta, desde que nuestros mandos nos dan droga, que si no nos daba vergüenza hacer lo que hacíamos... Todas esas lindeces nos dijeron», ha incidido el policía, relatando que tuvieron que ponerse el casco por los objetos que les lanzaban. Él fue uno de los agentes que reconoció a Isa Serra entre las participantes. «Serra estaba entre los manifestantes. Sin ningún género de dudas. Era una de las que nos tiraba cosas y nos insultaba», ha subrayado, haciendo hincapié en que Serra «estaba arropada por los demás»: «Nos querían intimidar. Mantuvimos el cordón para que no se acercaran». «Alguien de la plataforma, no digo que fuera ella, nos abrió el portón de la furgoneta. Hubo un momento en que estuvieron encima nuestra», ha explicado el testigo, indicando que les tiraron objetos como «adoquines y macetas». «A una compañera le dieron un ladrillazo y la dejaron un poquito inconsciente», ha asegurado, sin poder decir si fue Isa Serra la que tiró el objeto.

«Yo sé que nos insultaron pero no sé qué insultos nos dijo. Sé que estuvo allí y nos estuvo insultando», ha dicho el agente ante las preguntas del abogado de Isa Serra. «Sé que estuvo allí y que fue una de las instigadoras del dispositivo que ellos habían montado, pero no me fijé en ella todo el rato», ha continuado, incurriendo en una especie de contradicción. En esos momentos el testigo se dedicaba a proteger el cordón policial.

«¿En qué momento vio a la acusada lanzar objetos?», le ha preguntado el abogado de la defensa. «Sé que lanzó, pero no sé en qué momento, no puedo concretarlo. Tampoco puedo concretar qué objetos lanzó», ha respondido él, alegando que ha pasado «mucho tiempo» desde que sucedieron los hechos. Los agentes tardaron 20 días en denunciar lo ocurrido y las agresiones, después de que se lo indicasen «los mandos» policiales.

Ha sido el segundo de los policías municipales, responsable de las dos líneas del cordón policial, una en Mesón de Paredes con Tribulete y la otra en Tribulete con Embajadores, en declarar en identificar claramente a la portavoz como líder del grupo. «¿Entre las personas manifestantes pudieron detectar un grupo o a alguna persona que llevara la voz cantante?», ha preguntado la fiscal. «Sí, como responsable de las dos líneas de actuación tenía que estar en los dos puntos para conocer la versión de los agentes que estaban en el control», ha manifestado. «¿Esa persona fue alguna de las que identificó?», ha incidido la fiscal. «Sí, la que en este momento enjuician», ha sido su contundente respuesta: «Como responsable, tenía que estar pendiente. Ella nos perseguía con insultos y lanzaba objetos desde una distancia de cinco o diez metros de nosotros. Me fijé en ella, sin ninguna duda». Según el agente, Isa Serra estaba presente cuando otra policía fue increpada y resultó herida. «La compañera sufrió un fuerte golpe en casco, tanto que dañó el casco. Sufrió lesiones en el cuello. La tuve que meter en el furgón para protegerla».

Los testimonios más duros, y los que más pueden preocupar a la acusada, han llegado pasadas las 13 horas. Dos agentes, mujeres, han acusado directamente a Isa Serra, siendo capaces de decir los insultos con los que la investigada las vejó hace seis años. «Dos mujeres, ella y otra chica, se ensañaron conmigo desde el primer momento por el hecho de ser mujer», ha explicado a la fiscal la primera de estos testigos. Según ella, «hija de puta, no te quiere nadie, con todo lo que hemos luchado por las mujeres mira dónde estás tú ahora, tus hijos se avergonzarían de ti» fueron algunos de los insultos que le profirieron. La testigo no ha podido evitar que se le entrecortase la voz al recordarlo y emocionarse. Isa Serra era, según su relato, la cabecilla.

La segunda agente ha coincidido en el testimonio. Esta fue una de las policías lesionadas después de que un objeto contundente le cayese en la espalda, provocándole una contusión en el cuello, mareos y cefaleas, pero no ha podido concretar si fue Isa Serra la que lanzó el objeto. Sí ha relatado los insultos: «Tu hijo tendría que coger un arma y pegarte un tiro», le dijeron Isa Serra y otra mujer el día de los hechos.

Los incidentes ocurrieron durante un desahucio que tuvo lugar el 31 de enero de 2014. Todo empezó, según se recoge en el auto de acusación, a las 7.30 horas, cuando dos policías nacionales y diecisiete municipales establecieron el cordón de seguridad para poder ejecutar el lanzamiento. En ese momento, aparecieron en las inmediaciones unas cincuenta personas que dijeron pertenecer a la plataforma Stop Desahucios, entre ellas, la diputada de Podemos, que increparon a los agentes con gritos, insultos y empujones. «Este desahucio lo vamos a parar», recoge el auto de acusación que les dijeron en el momento inicial.


Imprimir   Correo electrónico