hospimedica2

La Policía ayuda a regresar a España a familiares de los yihadistas que fueron a luchar a Siria

yihadistas regresan

La Policía ayuda a regresar a España desde Siria a familiares de yihadistas españoles que hace varios años viajaron a ese país atraídos por el Estado Islámico (EI) y el califato.

En varios casos, las Fuerzas de Seguridad del Estado han financiado los 3.000 euros que tienen pagar a los guías que logran conducirlos desde las zonas de conflicto hasta la frontera de Turquía, así como el coste de los billetes de avión para regresar a Europa, según señala EL PAÍS, que cita fuentes oficiales de la lucha antiterrorista.

La yihad en Siria e Irak no atrajo solamente a jóvenes solteros o casados que abandonaron a sus mujeres e hijos. Al menos 14 familias españolas o residentes en España, en su mayoría de origen marroquí, viajaron a los dos países para unirse a las huestes de Estado Islámico y de Al Qaeda. Recibían primas de hasta 20.000 euros si la familia tenía al menos cuatro miembros, casa gratis y un sueldo mensual. Ellas aprendían árabe y a recitar el Corán; a ellos les integraban en un katiba (brigada) y entregaban un Kaláshnikov.

La dote para las jóvenes que acudían para casarse con un muyahidín oscilaba entre las 1200 y 1400 euros. Si el esposo moría la casaban con otro para que siguiera creciendo la umma (comunidad). Es el caso de la ceutí Asia Ahmed Mohamed, hemana de Yunes, uno de los primeros suicidas españoles. La joven abandonó a sus padres para viajar a Siria y casarse con Mohamed Hamduch, Kokito, un matarife marroquí que se exhibía en su cuenta de Facebook con las cabezas cortadas de sus enemigos. Tras enviudar, Asia fue obligada a casarse con otro yihadista.

No tienen recursos ni dinero. Algunos no saben ni escribir. Lo hacemos por humanidad

“Estamos sacando del infierno a muchas familias. No tienen recursos, dinero, ni contactos, algunos no saben ni escribir, pero sus familiares aquí nos piden ayuda y la estamos prestando por razones de humanidad”, señala un responsable policial. La Fiscalía de la Audiencia Nacional está participando de estas gestiones que se llevan a cabo con la mayor discreción y, en algunos casos, están siendo judicializadas si entre los retornados hay personas investigadas por colaboración en actividades terroristas.

Consolidar la población era una de las grandes obsesiones de los creadores del nuevo califato. Aunque no eran combatientes directos, estas y otras familias procedentes de toda Europa ayudaron a alimentar el sueño de un Estado islámico que durante varios años lograron los terroristas en las zonas conquistadas de Siria e Irak, un nuevo orden con sus leyes y costumbres. El soñado califato del Estado Islámico se nutrió de más de 30.000 combatientes extranjeros. Alrededor de 240 de ellos procedieron de España, el noventa por ciento de origen marroquí. Las Fuerzas de Seguridad dan por muertos a 48, aunque reconocen que en la mayoría de los casos no han podido comprobar su fallecimiento.

Las gestiones se hacen con discrección informando a la autoridad judicial

“Nadie que no piense como ellos puede imaginar el poder de atracción que el EI logró sobre estas personas. La nueva umma (comunidad) que les ofrecían funcionó como un señuelo. A veces, algunas de las familias que viajaron allí tenían una vida más acomodada que aquí. Los que querían combatir y dudaban por dejar a la familia tenían la posibilidad de llevárselos”, afirma un agente de la lucha antiterrorista.

Para los dirigentes del EI los hijos de estas familias son el granero futuro de sus huestes porque desde muy pequeños se les alecciona en la yihad. Algunos menores de edad como el ceutí Nordin Abderrayat fueron integrados en las katibas (brigadas) Se casó con una de las jóvenes reclutadas por el EI y se integró en la falange Tarik Ibn Ziad, brigada formada por marroquíes.

La derrota parcial que están sufriendo los yihadistas en Siria y la pérdida de alguno de sus bastiones no ha provocado el retorno de sus combatientes a España, según afirman fuentes autorizadas de la Policía. “No hemos detectado casos de retornados durmientes con intenciones criminales. No hay una oleada de retornados a Europa como, en principio, se temía. Se están quedando allí a mantener la estructura. Tienen una macro estructura. Los romanos decían que la propiedad hay que defenderla y en este caso es igual”, señala un mando de la lucha antiterrorista.

“Están aguantando los frentes en Siria. Tenemos la idea de que ya no existen, pero no es verdad. Han perdido las grandes capitales, pero todavía se sostienen en otros territorios. Están resistiendo. No se ha manifestado aquí ahora la vuelta masiva de retornados”, afirma otro responsable de la Comisaría General de Información.


Imprimir   Correo electrónico