hospimedica2

INTERNATIONAL POLICE ASSOCIATION (IPA), la asociación internacional de policía que fomenta la amistad, la cultura, el ocio y la ayuda entre policías de todo el mundo

IPA NUEVA YORK

Ser policía es algo especial. Y ese sentimiento nos embarga a todos y cada uno de los que formamos parte de cualquier cuerpo policial del mundo. La palabra «compañero» nos identifica y nos une y cuando tenemos algún problema en el ámbito de nuestra vida privada, más de una vez nos hemos sentido arropados por un espíritu de unidad y cooperación personal que nos caracteriza.

Ese compañerismo y ese sentimiento de formar parte de una gran familia profesional alcanza su máxima expresión con la pertenencia a la Asociación Internacional de Policía. IPA, acrónico de sus siglas en inglés International Police Association, es la mayor organización policial del mundo, pues forman parte de ella cerca de 70 000 policías pertenecientes a 64 países de los cinco continentes. No se trata de ningún organismo oficial, ni tampoco de ningún sindicato, es, simplemente, una asociación integrada por policías de todo el mundo, creada hace más de 60 años por un sargento de la policía británica llamado Arthur Troop, con el fin de estrechar vínculos personales entre todos los agentes de policía de cualquier rincón del globo terráqueo que quieran sentirse parte de una forma más activa de esta gran familia profesional. No en vano, el lema de IPA, en idioma esperanto, es «Servo per amikeco», que significa «Servicio por amistad».

¿Te imaginas viviendo la experiencia de un maravilloso viaje en un país distante y que te surgiera cualquier percance? Un problema de salud, un robo o simplemente el extravío del pasaporte. Es posible que si acudes a un policía cualquiera, se encuentre dispuesto a ayudarte, pero eso no es siempre una certeza. Sin embargo, si eres socio de IPA, esa ayuda es más que segura. Está garantizada.

Podríamos contar varios casos de compañeros que han visto resuelto su problema tras haber solicitado la intervención de la IPA. Un caso real: durante un vuelo, informan de un cambio del lugar de aterrizaje por motivos meteorológicos. En el avión va un compañero que, al llegar, decide tomar un tren hasta su destino. Se le hace de noche en Alemania de forma inesperada, pero, gracias a los colegas de IPA Bonn, puede pernoctar de forma gratuita en la academia de policía de esa ciudad.

Otro ejemplo: hace dos años, un policía realizó un viaje a Sudáfrica para participar en un congreso de tráfico. Los compañeros de IPA de aquel país le llevaron a conocer maravillosos lugares de manera totalmente desinteresada. Por supuesto, a la inversa, los que forman parte de la directiva de IPA en España también están siempre dispuestos para echar una mano al socio que lo necesite si le surge cualquier inconveniente en nuestro país.

Otros casos bastante frecuentes se producen en relación con los hijos. Son numerosas las ocasiones en las que los hijos de policías socios de IPA que se encuentran viviendo, a veces solos, en otros países por cuestiones de estudios o trabajo, han necesitado ayuda y la han recibido sin dilación. Cabe reseñar, por poner tan solo un ejemplo, el caso de un compañero cuya hija se encontraba en Nueva Orleans cuando fue arrasada por un terrible tifón. Durante largas horas el compañero permaneció en la más absoluta incertidumbre sobre la suerte que había corrido su joven hija. Por fin, recurrió a IPA y de inmediato se realizaron las gestiones oportunas para que los compañeros de aquella ciudad la localizasen, comprobasen que se encontraba bien y le facilitasen el contacto con sus padres, ya que a consecuencia de los destrozos causados por el fenómeno meteorológico no era fácil hacerlo a través de los sistemas tradicionales en aquellos momentos. Hay otros casos de vástagos de compañeros que han sufrido estafas de quienes les habían alquilado un alojamiento y que gracias a la intervención de IPA no se han visto en la calle, pues los compañeros del país donde estaban se han ocupado de buscarles un lugar donde quedarse.

Pero IPA no es solo ayuda, es mucho más: es viajar de forma más económica, es formación, es transmisión de información de interés profesional, es cultura, es deporte, es coleccionismo.

Cualquier actividad sociocultural que queramos ejercer puede hacerse a través de esta asociación. Desde encuentros de coleccionismo de objetos policiales (gorras, parches, figuras, etc.) hasta partidos de fútbol, de pádel, campeonatos de tiro, concursos de fotografía, senderismo, buceo, esquí, salidas moteras; en fin, en IPA hay cabida para todas las aficiones que se quieran desarrollar, y además con compañeros.

En cada país hay una sección nacional, y en cada sección distintas delegaciones regionales. En España, por ejemplo, contamos con una en cada comunidad autónoma. Cualquier miembro de cualquiera de los cuerpos de seguridad puede asociarse pagando una cuota de 30 euros al año, lo cual, además de poder participar en todas las actividades, da derecho a tener un carnet identificativo y una placa que se conocen en todo el mundo. Cada una de las delegaciones regionales organiza, por lo general, sus propias actividades, aunque hay algunas que se planifican a nivel nacional e incluso internacional, como, por ejemplo las denominadas Semanas de la Amistad, que con motivo de alguna efemérides se organizan en distintos lugares del mundo y en las que puede participar cualquier socio. Estas consisten en visitas culturales, paisajísticas, profesionales, cenas de gala, etc., y siempre salen más baratas que cualquier viaje normal, con la ventaja añadida de encontrarnos entre compañeros.

Otro aspecto de interés es, por ejemplo, el que representan las casas IPA. Se trata de lugares de alojamiento habilitados en muchos países, donde reservando con la debida antelación podemos ahorrarnos bastante dinero cuando viajamos. Hay decenas de casas IPA en un montón de lugares, varias de ellas de aspecto tradicional y muy acogedoras. Y también están los intercambios, es decir la posibilidad de que nuestros hijos pasen una temporada en casa de otro socio, comprometiéndonos nosotros a alojar a su vez a sus chavales en la nuestra. Siempre nos parece más de fiar un policía que un extraño a la hora de confiarle la estancia de nuestros propios hijos.

Un tema muy importante también es la formación. IPA suele organizar todo tipo de cursos y jornadas de contenido profesional. Este último año, por ejemplo, se realizó un interesante curso sobre «terrorismo yihadista», al que acudieron casi un par de centenares de socios y que contó con el concurso de una conocida universidad que lo avaló con la concesión de un crédito universitario. El plantel de ponentes estuvo formado por los principales expertos de nuestro país en esta materia, y algún extranjero incluso. También se han hecho cursos sobre utilización de drones, con la concesión del título de piloto, sobre maltrato animal, sobre seguridad vial, sobre peligros en la red, y muchos otros temas de interés en nuestra profesión. IPA cuenta incluso con una academia de ámbito internacional que está ubicada en un castillo alemán. Se trata del castillo de Gimborn, cerca de Colonia, que cada año, entre los cursos que organiza, programa uno en español.

En España hay unos 12 000.socios de IPA. Podrían ser muchos más y si esto no se produce es porque muchos compañeros ignoran la existencia de IPA, o no saben muy bien lo que es y lo que aporta. Por ello este artículo invita a obtener más información a través de cualquier página web, tanto la internacional como la nacional, o la de la propia comunidad autónoma donde se resida.

Texto: Antonio Gómez Montejano Comisario de la Policía Municipal de Madrid

Fotografías: IPA


Imprimir   Correo electrónico