hospimedica2

Intelectuales españoles y franceses replican en 'Libération' un artículo que defendía al asesino Josu Ternera

intelectuales contra ternera

Subrayan que "la decisión de dejar de asesinar o mandar asesinar a gente" no le exime de responsabilidad penal

 Un grupo de intelectuales y políticos españoles y franceses han rebatido este jueves en el diario francés 'Libération' un artículo en el que se criticaba la detención del etarra 'Josu Ternera' y han advertido de que "la decisión de Josu Ternera de dejar de asesinar o mandar asesinar a gente" no le exime de responsabilidad penal.

Los firmante se declaran "preocupados y consternados" por ver "cómo intelectuales que se dicen de izquierda se rebajan a mentir sobre la realidad del terrorismo de ETA, apoyan una ideología nacionalista excluyente y pisotean la memoria de las víctimas".

El texto lo firman el filósofo Fernando Savater, la eurodiputada Maite Pagazaurtundua y el escritor Fernando Aramburu, junto a los profesores franceses Barbara Loyer Professeure, Maurice Goldring y Béatrice Giblin; la concejal de Biarritz Brigitte Pradier y la politóloga Kattalin Gabriel-Oyhamburu.

Además, se han sumado a él la diputada Cayetana Álvarez de Toledo, los escritores Félix de Azúa, Andrés Trapiello, Javier Irazoki y Félix Ovejero, los profesores Roberto Blanco, Alfonso Ruiz Miguel, Carlota Sole i Puig y Ramón Puig de la Bellacasa, entre otros.

Responden a un artículo firmado por Alain Badiou, Etienne Balibar, Thomas Lacoste, Jean-Luc Nancy, Toni Negri et Jacques Rancière en el que se criticaba la detención de Ternera esgrimiendo su "contribución personal" al fin del "conflicto armado más viejo de Europa occidental", apostaban por una "justicia transacional" y alegaban que su detención sería como si Nelson Mandela hubiera sido detenido tras el fin del apartheid en Sudáfrica.

De hecho, los autores del texto de este jueves empiezan por afear a los defensores de Ternera que no les dé "vergüenza comparar implícitamente la España democrática con la Sudáfrica del apartheid".

"¿Quieren hacernos creer que los vascos estaban segregados como los negros sudafricanos, o que este jefe de ETA merecería ser recompensado porque finalmente decidió que los asesinatos no eran útiles para su causa?", se preguntan.

Acto seguido, recuerdan que, tras las muerte del dictador Francisco Franco, en 1977, los presos de ETA se beneficiaron de una amnistía y salieron de la cárcel y que, los que decidieron "matar a cientos de personas", como hizo el propio Ternera, "atacaron frontalmente a la democracia y al espíritu de compromiso que abrió la Constitución de 1978".

ETA, recalcan, "asesinó a conciudadanos desarmados" en un País Vasco gobernado por una partido "que defiende la independencia" y, en los 20 años que estuvo dirigida por Ternera, "intentó impedir la transición postfranquista cometiendo numerosos atentados en los periodos de negociación más delicados".

Advirtiendo de que el haber dejado de matar no exime a Ternera de responsabilidad penal, recuerdan que ordenó el atentado contra la casa cuartel de al Guardia Civil de Zaragoza en 1987, causando la muerte a 11 personas, entre ellas seis niños, y heridas a 88. "Pero para los miembros de ETA los guardias civiles eran 'perros', y sus niños, hijos de perros", señalan.

Por otro lado, recuerdan que Ternera fue diputado en el Parlamento Vasco, y miembro de su comisión de Derechos Humanos, algo que víctimas y vascos no nacionalistas "vivieron como un insulto". Además, lmentan que los defensores de Ternera insistan en el fin "unilateral" de ETA "como si solo la generosidad de los terroristas explicase su disolución".

Para los firmantes del texto, "los militantes encarcelados que han pedido perdón a sus víctimas han tenido la valentía de poner fin unilateralmente a la razón del terror", pero a éstos, subraya, no les reconocen los defensores de Ternera.

NO ES UN CONFLICTO, ES TERRORISMO

Por último, dejan claro que los partidos políticos españoles no reconocieron la "famosa conferencia internacional" impulsada por el ex secretario general de la ONU Kofi Annan porque no reconocen un "conflicto armado" entre dos bandos, sino el uso del terror por parte de ETA "para imponer una concepción única del País Vasco".

Del mismo modo, recalcan que las víctimas tampoco aceptan el concepto de conflictos, sino que quieren que se hable de "asesinatos". "Muchas de ellas aún esperan justicia, sino que quieren que se hable de "asesinatos". "Muchas de ellas aún esperan justicia, entre ellas las familias de los niños muertos en Zaragoza en 1987. Todavía hay 300 asesinatos sin aclarar", añaden.


Imprimir   Correo electrónico