hospimedica2

Covite denuncia que la IA "politiza en su propio beneficio" la sentencia de Alsasua, con apoyo del Gobierno navarro

alsasua manifestacion apoyo imputados agresion guardia civil

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, Covite, ha denunciado que la izquierda abertzale "sigue politizando en su propio beneficio", con el apoyo del Gobierno de Navarra, la sentencia de Alsasua, de agresión a dos guardias civiles y sus parejas en un bar del municipio el 15 de octubre de 2016.

 A través de Twitter, Covite asegura que "lo ocurrido antes, durante y después del juicio, es la síntesis de los 50 años de terrorismo de ETA en el País Vasco y en Navarra: los violentos se consideran víctimas y procuran convencer de ello a los demás". "Es un perverso trueque de responsabilidades", afirma.

Tras recordar que 'Alde Hemendik (Fuera de aquí)' es el nombre de "la campaña que puso en marcha ETA para expulsar a las FSE del País Vasco y Navarra con presión social y violencia física", añade que Alsasua ha sido en los últimos años "escenario privilegiado" para ello, "gracias a la asociación 'Ospa (fuera), que ha contado con "el inestimable apoyo de la izquierda abertzale".

El colectivo de víctimas subraya que "el cese de la violencia terrorista de ETA no supuso el final de la campaña 'Alde Hemendik'", que "ha calado muy hondo en todo un engranaje político y social del País Vasco y Navarra".

Covite recuerda que "así se llegó" al episodio de la agresión a los guardias civiles y sus parejas por "una turba contra cuatro", al grito de "Al sargento torturador hay que matarlo". Posteriormente, según apunta, "los intentos de desmontar la versión oficial no tardaron en llegar".

"La izquierda abertzale activó enseguida sus mecanismos de perversión. Los agresores (ahora condenados) eran víctimas y los agredidos, culpables por estar donde no debían", afirma.

Al considerar que no era "una simple pelea de bar", la asociación de víctimas lo denunció en la Audiencia Nacional por delito de terrorismo, atentado contra la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas. La sentencia declaró que los agresores estaban guiados por su "clara animadversión y menosprecio a la guardia civil" y por "motivos claramente ideológicos".

Pese a considerarles culpables de cuatro de los delitos, recuerda que la resolución judicial dio la razón a la izquierda abertzale al no considerarlo terrorismo, pero ésta "continúa politizando un asunto jurídico en su propio beneficio, con el apoyo de las instituciones".

ABANDONO INSTITUCIONAL

"No será terrorismo, pero muchas cosas del caso Alsasua nos recuerdan a lo padecido por las víctimas del terrorismo: vecinos apoyando a los agresores, abandono institucional, destierro forzoso e instituciones públicas intentando influir descaradamente en la justicia", asevera.

En este sentido, remarca que los agentes y sus parejas no han recibido "el más mínimo apoyo institucional ni social en todo el proceso". "Incluso el Gobierno de Navarra se ha puesto del lado de los agresores", lamenta. Por último, Covite señala que defendió "la dignidad ante los radicales" y seguirá "defendiendo a las víctimas del odio, trabajando y dejando trabajar a la justicia".


Imprimir   Correo electrónico