hospimedica2

El sargento de la Guardia Civil agredido por radicales proetarras en Alsasua solicita nuevo destino tras las amenazas recibidas contra su hija de año y medio

alsasua guardia civil paliza 655x368

El acoso que a día de hoy siguen sufriendo los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en Pais Vasco y Navarra por parte del entorno proetarra y de los abertzales radicales, recuerda al patrón de odio seguido durante años por la organización terrorista ETA, que llegaba a remitir misivas intimidatorias contra agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y sus familiares, así como contra políticos, empresarios y periodistas, entre otros.

Es el caso del acoso que sufren los guardias civiles en Alsasua, un acoso que ahora dirige la ira del entorno proetarra contra la hija, de apenas año y medio del sargento Cano, agredido por los radicales en 2016. Estas amenazas hacia la pequeña ha sido el hecho de "extrema gravedad" que ha conducido a los padres de la pequeña a solicitar el traslado de Alsasua, que ya habría sido aprobado.

El Sargento Cano fue uno de los guardias civiles agredidos en Alsasua en 2016, junto a su pareja, y que ahora se ha visto obligado a solicitar el traslado de la localidad navarra, después de recibir una carta amenazante contra su hija de tan sólo un año y medio de edad, según ha desvelado el periódico OKDIARIO.

El 15 de octubre de 2016, un grupo de radicales abertzales agredió de madrugada a dos guardias civiles y a sus parejas en Alsasua. Los agentes se encontraban fuera de servicio en un bar de la localidad navarra cuando fueron brutalmente agredidos por un grupo de al menos 50 jóvenes, primero en el interior del bar Koxka, siguiendo dichas agresiones en el exterior, agresiones que llevaron a los agentes a temer por su vida y la de sus parejas.. 

Tras ser detenidos y tras un largo camino judicial a través de la Audiencia Nacional, la Sala de Apelación confirmó, el pasado 7 de marzo, las penas por delitos de atentado a agentes de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas para siete de los ocho condenados por la agresión a dos guardias civiles y sus novias en la madrugada del 15 de octubre de 2016 en Alsasua. El tribunal, estimó parcialmente el recurso del condenado Iñaki Abad y rebajó su pena de 10 a 6 años de cárcel al quitarle dos delitos de lesiones.

En su resolución, los magistrados desestiman los recursos de las defensas de siete de los condenados: Jokin Unamuno, Ohian Arnanz, Jon Ander Cob, Julen Goicoechea, Aratz Urrizola, Adur Ramírez y Ainara Urquijo.

Solo estima, en cambio, el recurso de Iñaki Abad, y le rebaja la pena de 10 años de cárcel impuesta por la Sección Primera de la Sala Penal a 6 años de prisión al condenarle, en virtud del principio acusatorio, por los dos únicos delitos de lesiones que le atribuían las acusaciones y no por los cuatro por los que fue condenado.

Los jueces asumen en su integridad los hechos probados de la sentencia de instancia, según los cuales, en la madrugada del 15 de octubre los dos guardias civiles, acompañados por sus parejas, fueron al bar Koxka y allí dentro y, después en la calle, fueron agredidos por los condenados y otro grupo de personas.


Imprimir   Correo electrónico