hospimedica2

INSTAURACIÓN DEL DIA DEL IMBÉCIL EN ECHARRI-ARANAZ

echarri

Nos querían muertos y nos quieren mudos y humillados, nos odian y pretenden echarnos, nos piden además que seamos políticamente correctos, que olvidemos, que no airemos que este odio proviene de la banda asesina y terrorista, las mismas consignas, el mismo odio.

Hoy las consignas de ETA siguen presentes, ahora también en las instituciones, y nos piden que empaticemos, que callemos, mientras ellos, imbéciles, políticos con memoria selectiva, cómicos de medio pelo a los que las musas de la gracia jamás visitaron, proetarras y filoetarras sin escrúpulos, blanquean a diario a la banda terrorista y homenajean a sus asesinos y humillan, acosan y se burlan de la Guardia Civil y sus familias en Navarra y en el País Vasco, siguiendo las directrices y los postulados de ETA.

Habría que instaurar el DÍA DEL IMBÉCIL, como homenaje a todos esos imbéciles que aún siendo minoría, en ciertos pueblos navarros y vascos, sobre todo de Navarra, porque siendo navarros quieren obligar a que se sientan vascos todos los navarros, se dedican a hacer fiestas para humillar a la Guardia Civil.

Mantiene Goebbels que cualquier intoxicación que desee ser efectiva debe adaptar su nivel al más imbécil de sus destinatarios, y en el caso de Echarri-Aranaz con su “Día del Inútil”, como en Alsasua con su ‘Ospa Eguna’, con los que se pretende humillar a la Guardia Civil, y en algunos más como en Oñate, por poner solo algunos ejemplos lo han conseguido, la intoxicación ha llegado a los más imbéciles del lugar.

No pretendo insultar a nadie, aunque me lo ponen difícil, el significado original de imbécil procede del adjetivo latino imbecillis, viene a ser el de pusilánime, cobarde, apocado, una palabra que con el tiempo se usa especialmente para denominar casi en exclusiva a los que demuestran "debilidad de la inteligencia", por lo tanto entenderéis que es más una evidencia que un insulto.

Pero vayamos más allá, teniendo claro que Imbecíllitas ingénii, significa cortedad de entendimiento, entenderemos que, cuatro analfabetos profundos, necesiten una fiesta para fomentar el odio a la Guardia Civil y que la llamen el “Día del Inútil” a pesar de que la Guardia Civil siempre ha demostrado su valía, su utilidad a diario, pero especialmente en los momentos más difíciles y no sólo en Navarra, lo contrario de lo que estos imbéciles representan y demuestran cada minuto, cada hora, cada día, cada año...

Son los mismos que pedían ayuda y daban las gracias tras las últimas inundaciones en la Comunidad Foral de Navarra a los guardias civiles que les auxiliaban, los mismos que gritaban ¡Viva la Guardia Civil!, cuando eran rescatados de la nieve y después les apaleaban en Alsasua, imbéciles profundos.

Iría más lejos, además del Día del Imbécil habría que hacerles un monumento, al estilo del “Tonto National Monument” ubicado en el desierto de Sonora en los Estados Unidos.

En estos casos, el raciocinio y la inteligencia que suelen ser emblemas que el ser humano muestra orgulloso, no suelen estar presentes en estos personajes, porque estos imbéciles no son simplemente unos locos, es peor, cuando piensan desvarían, más a menudo de lo aconsejable, no existe remedio para ellos, ni siquiera el recurso preventivo de la prudencia, porque es tan grande su grado de imbecilidad, y tan pequeña su inteligencia, que creen que ser prudente, como lo es la Guardia Civil ante estos ataques, como los son los propios guardias civiles que callan y siguen protegiendo a una población que les odia y les humilla, es causa de debilidad, obligándonos, obligándome, a dejar de ser prudente, de ser políticamente correcto para descubrirlos, porque dicen, que los locos se curan, a veces, pero los imbéciles nunca. Son seres que odian lo que representa la Guardia Civil, como escudo de la sociedad, de la democracia, frente a la delincuencia, al odio, al terrorismo..., imbéciles a los que las instituciones y las personas con altos valores morales, a las que se les considera paradigma del honor, de la lealtad, de la valentía, de la dignidad, molestan porque son y significan la antítesis de su propia realidad

Dentro de los imbéciles hay grados y habría que darles un diploma, por ejemplo el Desgraciado, es el imbécil que se causa un perjuicio a sí mismo, beneficiando a los demás, no me pongáis en un aprieto pidiéndome un ejemplo, no lo voy a poner, sólo os puedo decir que el PSN, que actualmente preside el Gobierno navarro, con la aquiescencia de EHBildu, ya ha empezado su hoja de ruta, en la que incluye la salida de la Guardia Civil de Navarra, ahí lo dejo y no lo digo yo que lo dice Bildu, es decir ETA.

Está el imbécil Bandido, que obtiene beneficios para sí mismo, perjudicando a los demás, dadle la vuelta al ejemplo anterior y lo entenderéis, ETA ha llegado a las instituciones para degradarlas, no digo más. Y el imbécil Estúpido que causa pérdidas a otros, perjudicándose a la vez a sí mismo, que son precisamente los imbéciles del “Día del Inútil”, en Echarri-Aranaz, sus promotores y los participantes, que se ríen, al menos una vez al año, pero de su propia imbecilidad.

Hay también imbéciles Políticos que degradan los principios éticos y morales de sus propios partidos, de la propia política, de la Democracia, de la Constitución que juraron respetar y defender, del Estado de Derecho, algunos se corrompen para robar, otros lo hacen por un puesto o por un sillón, algunos recortan al máximo los derechos y las libertades de la mayoría para beneficiar a una minoría, imbéciles igualmente.

Todos estos imbéciles son personas tóxicas, irracionales que basan su supervivencia en el grupo, en la violencia, en el odio, en machacar a los que no piensan como ellos, a quienes tienen la obligación de proteger las leyes, el Estado de Derecho y hasta la Democracia, son seres totalitarios, que sólo pueden sobrevivir hundiendo moralmente, humillando y en ocasiones agrediendo físicamente a las personas que discrepan de sus postulados, que no son otros que los de ETA.

Imbéciles sin educación, que a pesar de no haberlo vivido reproducen las mismas neuras y traumas que los terroristas, que siguen sus postulados, integrándose en la sociedad con los deberes sin hacer, sin civismo, sin educación, sin respeto a las instituciones a las que algunos han llegado precisamente y sobre todo por su imbecilidad.

Si a la vida hay que venir aprendido, al menos en lo básico, para que a lo largo de esa vida poder ir aprendiendo lecciones más avanzadas, y hacerlo sin importunar a nadie, ¿qué pintan este tipo de infrahumanos, degradados, ética y moralmente enfermos, como referentes de la sociedad?

Una sociedad atrasada, incultura, empobrecida moralmente, carente de valores, no puede llegar a buen puerto, por lo que hace falta instaurar el Día del Imbécil de forma urgente en estos lugares.

ANTONIO MANCERA CARDENAS

Guardia civil retirado


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario