hospimedica2

LA RISA DE LAS HIENAS

foto 3452755 2

Las hienas son animales carroñeros, cleptoparásitos, que se aprovechan de los demás para subsistir, en ocasiones cazan, muy pocas, para que, si pueden sobrevivir alimentándose de los demás, son vagas, y cobardes y se ríen de forma macabra, en ocasiones su risa parece irónica, socarrona, y es entonces cuando más humanas parecen.

Dicen que su risa es por frustración o por furia, y que aunque no dejan de ser carroñeros, en ocasiones cazan, cuando lo hacen es porque no tienen carroña para comer, y cuando atrapan una presa, ríen, no la sueltan y ríen.

Hoy la hiena ha cazado una presa, ha atacado al rey de la selva, se acerca el fin de la carroña, y ya se ha procurado una presa, antes aliada con las hienas para cazar, una presa fácil, confiada, que hoy sin embargo se encuentra a merced de la manada de hienas.

La hiena tiene a su presa cogida por el cuello y aprieta, la manada satisfecha ríe alrededor de su líder, hace poco la presa, aliada de las hienas, les ofreció una presa inocente para evitar el ataque de hoy, había intentado aplacar el ataque de las hienas, castigando de forma severa, rauda y públicamente a uno de los suyos, pero no ha sido bastante; la hiena, carroñera, cleptoparásita, vaga y cobarde, hoy se siente con poder suficiente para atacar al rey de la selva y ríe, no se conforma, ríe mientras aprieta sus mandíbulas alrededor del cuello de un cazador convertido ahora en presa, ya muy débil, que boquea en busca del aire salvador, que espera que alguien la ayude, es quien manda en la selva, pero hoy cuenta con pocos apoyos, prácticamente desahuciada por aquellos animales en los que se apoyaba y en los que confiaba para cazar y no ser cazada, animales más cercanos a la hienas, más preocupados hoy en salvarse ellos que en apoyar al líder de la selva.

Piensa la presa llena de pánico y falta de aire, en su futuro próximo y en las hienas, esos animales temibles por su habilidad social de comunicarse entre ellos para coordinar ataques y movimientos de manada, incluso contra sus propios congéneres y piensa como zafarse del ataque, quizás pueda ofrecer a la hiena algo más, quizás quiera una presa mas suculenta y se la ofrece de modo cobarde.

Joaquín ríe mientras manifiesta que se siente satisfecho con la excesiva sanción impuesta a un guardia civil que grabó un vídeo durante el traslado de los políticos procesados por el referéndum ilegal de 1-O, "Sólo faltaría que no se le hubiera suspendido", ha dicho riendo, pero Torra no se conforma, quiere más, espera que “se le acabe expulsando del Cuerpo" y ríe satisfecho mientras espera, apretando al Gobierno como una hiena a su presa, negando el apoyo de los suyos a los presupuestos, ríe mientras piensa convencido  y confiado que el agente de la Guardia Civil será expulsado.

Nunca la risa histérica e irónica de un político, se ha parecido más a la de las hienas. Se que las comparaciones en ocasiones son odiosas, pido perdón a las hienas.

Antonio Mancera Cárdenas

Guardia civil retirado


Imprimir   Correo electrónico