hospimedica2

Otegui, el ectoparásito social que mantiene que quienes apoyan a la Guardia Civil son unos desgraciados

otegui lapitz

Una sociedad que permite que se rinda culto al terrorista, que permite la falta de respeto y la humillación a las víctimas, una sociedad que permite que quienes han pertenecido a una banda terrorista y asesina nos den lecciones de moral, que permite que quien pretende destruir el sistema democrático, el Estado de Derecho, que quien carece de cualquier valor o principio moral o ético, pueda darnos lecciones de democracia o de moral, una sociedad que se ha convertido en espectadora indiferente ante la humillación constante y que ha perdido la capacidad de asombro ante las declaraciones de los violentos, de los terroristas, es una sociedad enferma.

Hoy nuestra sociedad genera y vive de parásitos y depredadores, y eso la convierte en una sociedad inhumana, injusta y violenta y profundamente enferma.

Existe una clase de parásitos sociales, violentos o que han utilizado la violencia para vivir ahora a costa de la propia sociedad a la que pretenden destruir, parásitos sociales que no son necesarios, ni ética, ni social, ni cultural, ni políticamente.

Estos parásitos sociales no contribuyen para nada a la vida social y democrática de la sociedad a la que parasitan, tan sólo sirven y existen para fomentar y justificar la violencia y a los violentos, es una forma patológica de existencia social que lamentablemente la sociedad española permite, estos parásitos no dejan de ser pequeños organismos, descerebrados, que poseen una asombrosa capacidad para mimetizarse en la sociedad en la que encuentran acomodo, que como muchos organismos simples, unicelulares, carecen de cualquier tipo de sentimiento, seres amorales, que viven dentro de la sociedad para perjudicarla

Uno de esos parásitos sociales es Arnaldo Otegui, un parásito de los llamados estúpidos, sin ánimo de insultar, ya que se mimetiza de demócrata en una sociedad, que le permite su parasitismo para intentar acabar con nuestro sistema democrático, sin darse cuenta que eso implica su propia desaparición.

Y es que Otegui, es de esos parásitos llamados ectoparásitos, que dependen de la sangre de un huésped para alimentarse y sobrevivir, en este caso su huésped es la sociedad, es la auténtica definición de garrapata social, que se adhiere a la piel, escarba en ella y permanece allí durante períodos excesivamente largos con el beneplácito de los que callamos. Estos ectoparásitos, estos artrópodos, estas garrapatas sociales son los transmisores de muchos de esos patógenos que inoculan, infectan con su odio a la sociedad actual y que pretenden y producen su mortalidad.

Otegui, terrorista, ectoparásito, garrapata social, ha sido entrevistado en la televisión pública del País Vasco, y como parásito descerebrado que es, ya sabemos que no todos los animales necesitan un cerebro para vivir, ha decidido que son unos "desgraciados" los que fueron a Alsasua a defender a la Guardia Civil, y considera "peligrosa" ese tipo de actuaciones de apoyo y defensa de los guardias civiles. No considera peligrosos los apoyos, los homenajes a los asesinos de ETA, a la que pertenece, no son desgraciados los que promueven, concurren, apoyan este tipo de homenajes al terrorista, que además humillan a las víctimas.

Sí, Otegui, la garrapata, el ectoparásito social, un desecho humano condenado por pertenecer a ETA y que ahora pretende darnos clases de moral y democracia con la permisividad y el beneplácito de periodistas imparciales, que nunca han pretendido blanquear a los terroristas, auténticos aplaudidores y palmeros profesionales que buscan congraciarse, como Xabier Lapitz, con los violentos y que en esa entrevista da voz a la garrapata social, para que esta inocule su odio a la sociedad, lance sus proclamas y lecciones sobre democracia y moral, aprendidas bajo el imperio del terror, de las bombas lapa, del tiro en la nuca y por la espalda, y que subida a su propia atalaya amoral, pisotee y humille a mas de 800 asesinados de ETA.

Antonio Mancera Cárdenas

Guardia Civil retirado


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar