hospimedica2

DIA DEL PILAR, DE LA FIESTA DEL COMPAÑERISMO AL OLVIDO HIPÓCRITA DE LOS VETERANOS

aguilera

Dentro de unos días celebraremos el Día del Pilar, de nuestra Patrona, el día que nuestro Director General, el Teniente General Ángel Aznar Butigieg, tras dictar en febrero de 1913, la primera Orden General relacionada con el Patronazgo de la Virgen de Pilar, recordó que el 12 de octubre, además, debería ser el día del compañerismo.

Decía el Teniente General Aznar en aquella Orden General en la que sería la primera celebración de la Patrona del Cuerpo: “Este año, al solemnizar el día de la Patrona, celebraremos en la Guardia Civil la primera fiesta de compañerismo. Cuando os congreguéis para ello en cada Puesto, dedicad una oración a nuestros compañeros que sacrificaron la vida en el cumplimiento del deber y al inolvidable Duque de Ahumada, organizador del Cuerpo; y antes de separamos, terminad nuestra fiesta diciendo; ¡Viva España!, ¡Viva el Rey!"

Hoy sin embargo, ese día, el de nuestra Patrona, en algunos lugares está lejos de ser la fiesta del compañerismo, convirtiéndose para algunos en una mera celebración sin más repercusión que un día más de fiesta en el calendario, en una fiesta que celebrarán quienes reniegan de Nuestra patrona, quienes no sienten, tienen y comprenden que significa el compañerismo, en la fiesta de la hipocresía.

Y es que lejos de lo que se viene pidiendo, del intento de la propia Dirección, de Zonas y Comandancias, del ejemplo que desde las altas instancias del Cuerpo vienen dando al homenajear a los compañeros retirados o en reserva, realizando comidas de hermandad, reconociendo sus años de servicio, invitandoles a los actos en Comandancias y Zonas, o en la propia Dirección del Cuerpo, para que este día, el nuestro, el de todos los guardias civiles, además del día de Nuestra Patrona, del día elegido para venerar a quien nos arropa cada día con su manto al salir de servicio, a quien pedimos protección para nuestros compañeros, para nuestra familia, en quien nos apoyamos en los momentos difíciles, sea nuevamente la fiesta del compañerismo, vemos como lo han convertido en algunos lugares y algunos “compañeros”, a sabiendas, o no, de esas altas instancias, no ya en el día de Nuestra Patrona, no en el dia del compañerismo, sino en una auténtica fiesta de la hipocresía.

Hipocresía de quienes pretenden y piden quitar las imágenes de nuestra Patrona de los cuarteles, obviando el sentimiento de la mayoría de los guardias civiles, de nuestra historia y de nuestra tradición, para celebrar sin motivación ninguna el día del Pilar, son los mismos hipócritas que al celebrar el Centenario del Patronazgo fueron los primeros en solicitar la “Medalla del Centenario”, para colgarse una medallita.

Hipocresía de quienes han hecho de la fiesta de nuestra Patrona, su "fiesta particular", donde solo pueden asistir sus acólitos, impidiendo que el resto de compañeros puedan celebrar este día con familiares, amigos y compañeros, estos hipócritas suelen creerse además los amos del cortijo y suelen hacer que la fiesta, pase de ser "abierta", a una jornada particular de puertas cerradas en los cuarteles, donde tan solo quienes los señoritos del cortijo, consideran y estiman merecedores del honor de aistir a los actos institucionales de la Guardia Civil de la localidad de turno, pueden hacerlo.

Hipocresía de quienes hace unos meses, retuiteaban y compartían, algunos hasta airados, la historia aparecida en redes sociales sobre la lección que daba un jefe de una Comandancia cualquiera a un guardia civil con pocos años de servicio en el Cuerpo, tras el desprecio a un veterano retirado que acudía a esa Comandancia a realizar unas gestiones, lección sobre el respeto que debemos a quienes nos precedieron, una lección sobre el compañerismo, una enseñanza de que los retirados siguen siendo compañeros, y este día, el nuestro, el de todos los guardias civiles, les niegan a los veteranos el que puedan celebrar precisamente el día del compañerismo, al no invitarles a los actos oficiales e institucionales.

Hipocresía de quienes olvidan que para mirar al futuro hay que recordar el pasado, mirar hacia atrás y comprobar el trabajo de los que nos precedieron para entender lo que somos hoy.

Hipocresía de quienes han decidido hacer del día del Pilar, del día de Nuestra Patrona, la fiesta de la humillación, de la ofensa hacía quien en reserva o retirado sigue sintiendo el orgullo y el honor de ser guardia civil. De quienes han decidido, despreciar, avergonzar a los compañeros retirados o en reserva, intentando llevarlos al ostracismo social. La hipocresía de quienes han decidido denigrar públicamente la dignidad del guardia civil y del propio Cuerpo, intentando herir el amor propio y la dignidad, abatir el orgullo del compañero retirado, negándole la asistencia a los actos oficiales.

Hipocresía de quienes promoviendo homenajes a los veteranos en las grandes unidades, miran hacia otro lado cuando conocen las circunstancias citadas en unidades más pequeñas bajo su mando, de quienes no se preocupan en saber si estas prácticas están sucediendo, de quienes desde los despachos no se molestan en saber si en alguna unidad bajo sus órdenes se está denigrando, se está humillando a los compañeros no invitándoles a unos actos oficiales que también son los suyos, es cierto que en momentos como éstos es más fácil mirar hacia otro lado que actuar, mas fácil pasar de soslayo que preocuparse de un problema que el día 13 ya no lo será, pero no es menos cierto que precisamente son ellos los que nunca deberían mirar hacia otro lado, no cuando lo que intentan es promover el compañerismo especialmente en este día, cuando intentan que no se destruyan nuestras tradiciones, que no renunciemos como institución a nuestros valores, sabiendo que el compañerismo es uno de ellos, la hipocresía de quien no entiende que la mayor muestra de compañerismo es no mirar hacia otro lado y no permitir el abuso, la humillación pública del compañero en lugares donde todos se conocen, en no permitir que se trate a ninguno de los nuestros, en activo, reserva o retirado, de manera impropia, incorrecta, improcedente, en ocasiones ilícita o ilegal, cuando incluso se saltan normas, órdenes y leyes escritas, para negar a compañeros retirados, los derechos adquiridos.

La hipocresía de quien entendiendo que el compañerismo es en la Guardia Civil uno de los pilares fundamentales en la relación entre sus miembros, y que esa relación va mucho más allá del empleo, de la jerarquía, que trasciende en el tiempo, que permanece incluso cuando llegas al final de tu servicio util y que no termina sino cuando llega el final y aún así no muere, que se va forjando en el trabajo diario, que se fortalece día a día, año a año, en las vivencias, servicios y operaciones, compartidas, realizadas y en ocasiones sufridas junto a tus compañeros, que este pilar, este principio, se fundamenta en una vida, en unos intereses, en unos principios, en unos valores e ideales que deberían unirnos a todos, que llega a ser algo más profundo, un auténtico sentimiento de amistad profunda, el sentimiento de pertenecer a una gran familia, sin embargo permite que cada año se siga humillando a los compañeros retirados o en reserva, precisamente en la “fiesta del compañerismo”, en su fiesta, en la nuestra, en la de todos los guardias civiles.

Antonio Mancera Cárdenas

Guardia civil (R)


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar