hospimedica2

¡¡Dios, Que buenos vasallos a pesar de que nunca tuvieron buenos señores!!

img 4794

Corren malos tiempos para los que siempre cumplieron y a los que siempre se les ninguneo, los éxitos eran éxitos de todos, los fracasos, si algún día los tuvieron, eran solo suyos, es el sino de la Guardia Civil, querida y al mismo tiempo denostada, querida por la inmensa mayoría del pueblo español y denostada por los políticos a los que incomoda que sean imparciales, que solo estén al servicio de la Ley, de la Constitución, que un día juraron defender incluso con su vida si ello fuese necesario, y nunca al servicio de la política ni de los políticos.

¡Dios que buenos vasallos!, los españoles reconcen que los políticos no están actuando actuando correctamente, porque frente a los buenos vasallos, a los hombres y mujeres que componen nuestras Fueras de Seguridad, los políticos, nuestros políticos, el Gobierno, nuestro Gobierno, independientemente de su ideología demuestran no haber sido, no ser «buenos señores», es claro que los españoles, al menos los españoles de bien, los que saben del esfuerzo diario de quienes nos dan seguridad, de quienes permiten nuestro estado de derecho, no permanecen en la ignorancia, y saben que son los malos políticos, políticos torticeros, los que están detrás de los ataques, del menosprecio a nuestros cuerpos de seguridad en general y hacia la Guardia Civil en particular. 

Se permite que se hostigue a la Guardia Civil en Alsasua y Oñate, mediante la campaña “Alde Hemendik” (Que se vayan), una campaña que fue creada e impulsada por la banda asesina ETA para expulsar a las Fuerzas de Seguridad del Estado del País Vasco y Navarra, que en Roncal, un pequeño pueblo navarro, los violentos se enfrenten a la Guardia Civil portando motosierras, que aparezcan pegatinas en señales de tráfico en la localidad navarra de Arbizu dirigidas contra la Guardia Civil en las que se puede leer “GC-2018. Alde Hemendik”, que se quemen muñecos de policías nacionales en Barcelona, que se ataque a los guardias civiles con cal viva en la valla de Ceuta.

Ahora ese hostigamiento se traslada a las instituciones, de forma callada, continua, cada día un nuevo gesto, un nuevo feo gesto hacía quien hizo y hace su trabajo, el que los mismos que le pidieron hacer y apoyaron, hoy cuestionan, incluso entorpecen, se ordena a la fiscalía que investigue los interrogatorios de la Guardia Civil a los líderes de un verdadero golpe de Estado encubierto en Cataluña.

Se cuestiona por el Gobierno actual las actuaciones de Policía Nacional y Guardia Civil el 1 de octubre, a pesar de que la Justicia, bajo cuyo mandato actuaron, no ve ningún indicio que pueda cuestionar dicha actuación, tan solo para contentar a patidos separatistas y radicales catalanes.

El Gobierno impulsa la mal llamada Ley de Torturas del País Vasco, que busca criminalizar a las Fuerzas de Seguridad del Estado que lucharon contra ETA y beneficiar a los asesinos, a los que se indemnizará con hasta con 390.000€., por decir simplemente que fueron "victimas" de la policia española, sin necesidad de aportar pruebas, en un intento de acercarse a las tesis del PNV, y los partidos proetarras.

Y mientras se persigue mediática y políticamente a quienes cumplieron de forma ejemplar con sus obligaciones, se estudia recompensar a quienes las incumplieron como policías, más competencias, más armas, mas dinero para Mossos por actuar como una verdadera policía política al servicio de los golpistas, “esta es nuestra policía” gritaban los golpistas radicales sabiendo que efectivamente estaban al servicio del golpe, y se paraliza a las unidades de investigación para que no sigan con su trabajo, entre otros el de erradicar la corrupción de la vida política de este país.

Al parecer es el precio que ahora se debe pagar por los apoyos recibidos de independentistas, separatistas y proetarras para llegar al poder y que están pagando ya nuestras Fuerzas de Seguridad.

Decía el Cantar del Mio Cid, "¡Ya, Campeador, en buena hora fuisteis nacido!", y decía le propio Cid Campeador "...acusado seré de lo que os he servido", trasladadlo a la Guardia Civil y os daréis cuenta:

¡Dios, qué buenos vasallos, si alguna hubiesen tenido buen señor!

Antonio Mancera Cárdenas


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar