hospimedica2

Los jueces y la Guardia Civil

luis maria anson

Se puede negociar la ley de educación, la crecida de la fiscalidad, la sanidad universal, pero no la fragmentación de España. Pagar el apoyo en la moción de censura con concesiones a los secesionistas catalanes es una afrenta al Estado de Derecho. No hay distensiones que valgan. Y menos con el presidente marioneta Quim Torra, el racista, que ha calificado a los españoles de "bestias carroñeras, víboras, hienas con una tara en el ADN". Y que visitará hoy a Pedro Sánchez en el palacio de la Moncloa con exigencias de referendos y secesionismos.

Juan Alberto Belloch, socialista de reconocida solvencia, excelente ministro de Justicia y de Interior, eficaz alcalde de Zaragoza, juez de intachable prestigio, ha declarado que la situación en Cataluña solo se puede contener con los jueces y con la Guardia Civil. Tiene razón, toda la razón. A la Guardia Civil le concierne rastrear las trapisonderías y aportar nuevas pruebas del intento de golpe de Estado que, de forma abierta, continúa respaldando el títere que Puigdemont ha encaramado en la Generalidad. Y a los jueces les corresponde instruir el procedimiento y, en su caso, absolver o condenar. Pedro Sánchez no es un iluso. Su política hacia Cataluña responde al do ut des, al abono de la factura que debe pagar por el apoyo del secesionismo catalán a la moción de censura, que tan hábilmente gestionó Iglesias.

Jueces y Guardia Civil pueden contener el órdago secesionista y mantener el Estado de Derecho. La solución de fondo al problema exige, además, una política seria, a medio y a largo plazo, de los partidos constitucionalistas. La cifra gastada por los independentistas en los últimos años para financiar el proceso supera los 20.000 millones de euros. El Gobierno que representa al Estado debe presupuestar una cantidad anual suficientemente copiosa para dar la réplica a los secesionistas que lo intoxican todo. Desde la cátedra al tebeo, es necesario financiar durante muchos años las actividades contra la falacia secesionista que está a punto de descoyuntar a España. Jueces y Guardia Civil, ahora; política inteligente y financiación, después. Son muchos, sin embargo, los que piensan que los partidos políticos, preocupados solo por el interés partidista, serán incapaces de poner en marcha la estrategia necesaria para yugular los despropósitos que nutren el albañal independentista.

Luis María Anson, de la Real Academia Española

Socio de Honor de Circulo Ahumada

ACCESO FUENTE


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar