hospimedica2

NECRÓFAGOS SOCIALES y POLÍTICOS

En honor a nuestros compañeros

Han pasado ya tres días del asesinato de dos de nuestros compañeros en Teruel, y hoy tras los primeros momentos de rabia e impotencia por lo sucedido, tras el dolor contenido, cuando el duelo ha pasado, hoy es cuando, esperando que ese dolor contenido no crispe mis palabras, creo llegado el momento de hacer esta reflexión.

El dolor sigue punzando mi corazón y sigo sin entender el grado de maldad humana, la depravación de quien se cree humano, lamentablemente no solo la que demostró el asesino, sino la maldad y la depravación de quienes tras el asesinato arremeten contra nuestros compañeros caídos, sigo sin entender como hay personas que creen que estas muertes no les son cercanas, como estos asesinatos no han sido también contra ellos, contra la sociedad, como hay quien no entiende que agrediendo a nuestros servidores públicos, cuando se agrede a quienes tienen encomendada nuestra protección y nuestra seguridad, se atenta, se agrede al conjunto de la sociedad, incluso a ellos mismos, a los que festejan y aplauden las muertes de nuestros compañeros.

No es la primera vez, no será lamentablemente la última, porque la maldad humana, la depravación no tiene límites y como auténticos necrófagos sociales, carroñeros humanos escondidos en las redes sociales, cobardes, acechando, esperan que uno de nosotros caiga para salir de la caverna, del antro en que sus miserables vidas les mantienen encerrados para saltar como buitres, como hienas humanas, para intentar matar un poco más, a los que quedamos aquí, sumidos en el dolor por el compañero, el amigo, el familiar caído y a los que cayeron.

Este caso no es distinto, y cuando aún estábamos preguntándonos, sin querer creer, esperando que la noticia no fuese cierta, estos necrófagos sociales, estos carroñeros humanos y cobardes, se lanzaron, amparándose en las redes sociales, sobre los cadáveres aún calientes de nuestros compañeros, para jactarse, para alegrarse, para humillarlos, para asesinarlos socialmente un poco más.

Es el caso de María, una “chica” de Aragón, @_mariaps, que no dudó en celebrar los asesinatos nada más producirse estos, “Matan a un nazi en Zaragoza, a dos guardias civiles en Teruel... si es que últimamente todo son buenas noticias en Aragón”, “(Espero no ir a la cárcel por esto)”, comentarios crueles, faltos de moral y empatía por quienes han sido asesinados por proteger precisamente a la sociedad en este caso aragonesa, a ella.

maria ps

La valiente María (@_mariaps) protegió su cuenta, esperando no ser encontrada, de vuelta a su submundo, al antro, a la caverna de la que salió para esperar a sus siguientes víctimas, de vuelta a su vida triste carente de principios y valores, envidiosa de quienes son capaces de darlo todo por garantizar su seguridad aún a costa de sus propias vidas, a sabiendas que ella, una necrófaga social, una carroñera humana, jamás tendrá ocasión de que se le defina como persona, nunca será un ser dotado de razón, consciente de sí mismo, poseedor de una identidad propia, y cargado de moral, nunca será un referente social como aquellos a los que humilla, María no es única, hay muchos otros seres como María, seres alienados, cobardes, sin sentimientos ni principios, seres que son precisamente lo contrario de aquellos contra los que arremeten, son la antítesis de un guardia civil.

Los necrófagos sociales son manada y actúan como tal, cuando el primero cae sobre su víctima, se envalentonan y comienzan a salir el resto de los carroñeros de sus antros, así otra María, Maria Olga Riera, independentista de Mataró -lo dice ella-, no dudó en asegurar que el asesinato de nuestros dos compañeros era por motivo del “karma”, lo hizo alegrándose, como insulto, demostrando que además de amorales y cobardes estos seres del inframundo de las redes sociales, son parias intelectuales, indigentes culturales, ignora María, la independentistal -lo dice ella-, que en realidad nombrando el “karma”, homenajea, muy a a su pesar a nuestros compañeros, ignora María, paria intelectual, que el karma además de  una dimensión moral es también una dimensión existencial, un estado, una actitud ante la vida, el karma solo “es malo” si no reconoces lo que puedes ocasionar con tus acciones, ignora María, la independentista, ese es su karma, que los guardias civiles son ejemplo de altruismo, personas excepcionales que están dispuestas a arriesgar su vida para salvar la de quien se encuentra en peligro, lo saben, lo demuestran cada día de su vida, a los guardias civiles el karma solo les trae alegrías por sus actos, la alegría de comprobar que sus acciones dan seguridad, dan protección, salvan vidas.

karma

Los peores necrófagos sociales, los peores carroñeros humanos, tienen sus referentes en  los necrófagos políticos, estos se creen seres superiores, aunque no dejan de ser verdaderos desechos sociales como sus acólitos, se arrogan de una fuerza moral sobre los demás a sabiendas de que carecen de toda moral, humana, social y política.

Líderes arrogantes, a los que les cuesta mirar a la cara a las personas con principios, con valores y que se alegran de sus muertes, que desde sus púlpitos lanzan sus comunicados de odio hacia quien no piensa como ellos, son los más peligrosos, porque tienen un altavoz para lanzar su mensaje oportunista con el que gustar y gustarse frente a quienes como ellos se rigen y basan su patética, triste y vacia vida en el odio.

Necrófagos políticos, incongruentes, viciados política y socialmente en sus discursos y en sus actos, resentidos y llenos de odio, como Luisa Broto, portavoz del Ayuntamiento de Zaragoza, que ha no ha querido calificar de “asesinato” la muerte de nuestros dos compañeros en Teruel, para ella es un simple “fallecimiento”, alegaba Luisa, que "No tenemos la autopsia" para calificarlo de otra forma, olvidaba esta necrófaga política a su compañero en ese mismo Ayuntamiento, Alberto Cubero‏, Teniente Alcalde de Servicios Públicos y Personal, que apenas 24 horas antes cuestionaba en su cuenta de Twitter el asesinato de Víctor Laínez en esa ciudad, publicando un “Comunicado de la familia y amigxs de Rodrigo Lanza, hay otras versiones de lo ocurrido”, un comunicado de la familia del asesino, lo hacía sin esperar a las investigaciones y pos supuesto sin esperar a los resultados de la autopsia, que rebatían punto por punto lo mantenido en ese comunicado.

Olvida Luisa Broto que se considera asesinato al hecho de que una persona cause la muerte de otra y lo lleve a cabo con alevosía, olvida Luisa Broto que en la alevosía el asesino se aprovecha de la indefensión del agredido, cuando ejecuta su acción de forma súbita e inesperada, por sorpresa, o cuando lo hace mediante acechanza, apostamiento, trampa, emboscada o celada. Olvida Luisa Broto, la necrófaga política del Ayuntamiento de Zaragoza, que a los guardias civiles, a nuestros compañeros no se les permitió defenderse.

Y olvidan María de Aragón, María la Independentista, Luisa Broto y Alberto Cubero y todos los necrófagos sociales y políticos, todos los carroñeros que se esconden tras una cuenta falsa o no en las redes sociales para atacarnos en nuestro próximo duelo, que lo habrá, porque los guardias civiles se rigen por valores y principios, que los agentes de la Guardia Civil seguirán estando allí donde se les necesite, en las circunstancias más difíciles, a pesar de comentarios crueles y despectivos cuando alguno de nosotros cae, y que lo hacen sin esperar nada a cambio, olvidan estos indigentes sociales, carentes de valores y principios, carentes de moral, que en la Guardia Civil hay muchos Víctor porque todos somos Víctor, pero de verdad, sin la falacia de seguir un movimiento social en un momento puntual con el que quedar bien ante los demás, que los Víctor no mueren, porque son personas excepcionales, con valores elevados, con principios inquebrantables, que seguirán arriesgando su vida para salvar incluso la suya, a pesar de su odio hacia ellos, tan sólo porque sin miedo cada día acatan lo que la sociedad, y sus propios valores y principios, su código de honor les exige:

Lo demandó el honor y obedecieron,
lo requirió el deber y lo acataron;
con su sangre la empresa rubricaron
con su esfuerzo la Patria engrandecieron.

Antonio Mancera Cárdenas

Orgulloso de ser guardia civil


Imprimir   Correo electrónico