hospimedica2

EDITORIAL: Tras las criticas y la fuga masiva de followers, la cuenta oficial de la Guardia Civil en Twitter vuelve a lucir en su perfil el emblema clásico del Cuerpo

D0xEmUSXgAAy8XB

Fue el pasado 2 de marzo cuando la cuenta oficial de la Guardia Civil en Twitter aparecia con un logo de apoyo a la huelga feminista del 8M en su perfil, tomando partido y sumándose a una inciativa política que ha sido criticada por seguidores y asociaciones preofesionales del Cuerpo, al entender que la Guardia Civil debía hacer gala de su neutralidad política incluso en su cuenta de Twitter.

Si bien es cierto que tanto a Pedro Sánchez que luce en su perfil en la cuenta del pájaro azul el mismo logo de apoyo a la huelga feminista del 8M, como a su Ejecutivo le han llovido las críticas por el uso partidista de los recursos públicos, ha sido sin embargo la cuenta oficial de la Guardia Civil la que más "ataques" y criticas ha recibido por sumarse a una campaña partidista del Gobierno y romper así la neutralidad política que caracteriza al Cuerpo y que hace precisamente que este hecho diferencial haga que sea valorada, año tras año, como la Institución más querida por los españoles.

La fuga de seguidores durante todo el fin de semana ha ido creciendo mientras el logo de la huelga feminista ha permanecido en el perfil oficial de la Guardia Civil, y las criticas por dicho logo se han manifestado en cada nuevo tuit que la Guardia Civil publicaba, independientemente de la noticia, el mensaje o el consejo publicado.

Una de las criticas mas reiteradas, es que el Instituto Armado animase a las mujeres a sumarse a esta huelga promovida por el Gobierno y Podemos, cuando las agentes de la Guardia Civil no tienen reconocido su derecho a huelga, así como el hecho de que apoyase con la incorporación del citado logo una huelga que vienen promoviendo desde el PSOE y desde Podemos principalmente.

Criticas que arreciaban al comparar los perfiles de Guardia Civil y Policía Nacional, ya que si el primero lucía el logo de "Tiempo de Mujeres" que apoyaba la manifestación feminista, el de la Policia Nacional permanecia con su logo oficial, no cayendo en la trampa del Gobierno.

No es la primera vez que decisiones políticas irrumpen desde el Ministerio de Interior, o desde la Secretaria de Estado de Seguridad, como esta última iniciativa, de la que el propio ministro Fernando Grande Marlaska, manifestaba en la firma de un convenio con la Agencia para el Empleo del Ayuntamiento de Madrid destinado a las víctimas del terrorismo, que ve "encomiable" que los perfiles de Twitter de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado se vuelquen con el 8M, demostrando que ha sido una orden política y partidista dada desde el propio Gobierno, a la que la Policía Nacional no se ha sumado, precisamente por ser una decisión partidista ajena al espiritu apolítico que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad deben mantener.

Una trampa en la que si ha caido el CM de la Guardia Civil en Twitter, haciendo que decisiones políticas como la de incorporar un logo de parte, haya puesto en la picota a la Guardia Civil, un Cuerpo que ha demostrado su entrega, su servicio al ciudadano por encima de cualquier postura o tendencia política.

Una decisión política, una más con el traasfondo de dañar a la Institución de cara a la opinión pública,  que no es nueva con este Gobierno, decisiones políticas como la de apartar de la UCO a su máximo responsable, a pesar de sus éxítos, para contentar a los nacionalistas vascos, que habían llegado a reprobar al coronel jefe de a Unidad en el Congreso tras sus palabras, como uno de los máximos responsables y entendidos de la lucha contra el terrorismo etarra, sobre la connivencia entre el PNV y ETA, o como el hecho de que el Gobierno Sánchez haya pactado y consentidodo con el Gobierno nacionalista y radical de Navarra, influenciado por el propio PNV y grupos y partidos abertzales vascos, la paulatina retirada de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de la Comunidad  de Navarra, cediendo sus competencias a la Policía Foral, en un guiño a nacionalistas e izquierda abertzale, ante un posible apoyo a los presupuestos, o el cese de funciones y de sueldo al agente de la Guardia Civil que grabó un video inocente durante el traslado de los políticos catalanes procesados por el referendum ilegal del 1-O, precisamente para lograr ese mismo supuesto apoyo a los presupuestos generales del Estado.

En cuanto a esta última polémica, no son pocos los que han visto que es una nueva injerencia política para hacer daño mediático a la Institución, y poner al Cuerpo en evidencia frente a Policía Nacional., y es que nadie duda ya que la Guardia Civil está siendo ninguneada de forma descarada por el Gobierno socialista de Pedro Sánchez, que no ha dudado en aprobar, el pasado 18 de enero, una inversión para modernizar y mejorar comisarías de Policía y cuarteles de la Guardia Civil, de 600 millones de euros para los próximos seis años, de los que 275 millones serían para comisarías de Policía y una cantidad exactamente igual para cuarteles y dependencias de la Guardia Civil, a pesar de que la Guardia Civil dispone de cuatro veces más instalaciones que Policía Nacional, o la desproporción más que importante y evidente, tras la llegada de Marlaska al ministerio, a favor de la Policía Nacional, en el reparto de puestos de responsabilidad entre ambos cuerpos, en concreto en puestos directivos del ministerio, la mayoría en niveles por debajo de subsecretario de Estado, así como en destinos en el extranjero, es decir, la Guardia Civil tiene menos altos cargos directivos en el Ministerio de Interior, a pesar de que cuenta con una mayor plantilla, 80.000 integrantes, frente a los 65.000 miembros de Policía Nacional, también existen diferencias sustanciales a favor de la Policía Nacional en la partida presupuestaria, ya que la de la Guardia Civil es mucho menor dependiendo a su mayor plantilla y a pesar de ello, por ejemplo en el capítulo de los presupuestos dedicados a personal, en Policía Nacional es un 5’71 % superior, a pesar de disponer de 15.000 agentes menos, que en Guardia Civil, siendo mayor prácticamente en todos los apartados que afectan a retribuciones del personal, especialmente discriminatorio es el relativo a Acción Social, ya que la cantidad destinada a ayudas sociales, en Policía Nacional se prevé que sea de 10.579.570 €, mientras que para la Guardia Civil se contemplan 7.576.140 €, es decir un 40 % menos, a pesar de tener 15.000 miembros más en plantilla, lo que ha llevado a la Dirección a limitar y suspender derechos a retirados, huérfanos y viudas.

Aunque la última evidencia, del intento de ningunear a la Guardia Civil, ha venido del propio Director General de la Guardia Civil, que ha cedido a las presiones de la Secretaria de Estado de Seguridad, y de forma unilateral y sin contar con las asociaciones profesionales ha permitido que 2,5 millones de presupuesto, que debían ser empleados en el incremento salarial de este año para la Guardia Civil, hayan sido desviados para el Cuerpo Nacional de Policía, algo que como denuncian las asociaciones profesionales, "no es casual, sino que obedece a una estrategia cuanto menos ideada en el Ministerio del Interior que favorece a los supuestamente conseguidores – algunos sindicatos de policía – en detrimento de los guardias civiles", añaden además desde las asociaciones refiriéndose a la gestión de su Director General en este tema en concreto, que, "puesto que su obligación es defender los intereses de los guardias civiles, alguien le habrá obligado a hacerlo así. En este caso, nos gustaría tener un Director General que, como el Duque de Ahumada ante las órdenes de Narváez, antepusiera los intereses de sus subordinados a los propios y que, junto con la propuesta que debe enviar, presentase también su dimisión".


Imprimir   Correo electrónico