hospimedica2

Alguien olvida que la Guardia Civil también depende de Defensa

felix vicente azon margarita robles cupula militar 060718

Sorpresa, injerencia, indignación, insólito, estupor, levantar ampollas, inhabitual, asombro, malestar, excepcional, anacrónico, extraño, extemporáneo, inesperado, fuera de lugar, sinsentido..., son algunas de las expresiones leídas en ciertos medios de comunicación tras la bienvenida que desde el Ministerio de Defensa han brindado al nuevo Director General de la Guardia Civil.

Incluso los titulares han sido tan contundentes que se ha publicado queLas asociaciones de la Guardia Civil están indignadas por el acto en el Ministerio de Defensa” o que “Los guardias civiles están molestos por un acto "que no se ha celebrado nunca" y que es un sinsentido”, como si todas las asociaciones estuviesen indignadas o que todos los guardias civiles están molestos con el acto.

Sin embargo el que nunca se haya organizado y celebrado un acto de bienvenida desde Defensa al Director General de la Guardia Civil, no hace el acto “extemporáneo” o “fuera de lugar”, en todo caso sería “insólito”, únicamente en el sentido de que es un hecho “desacostumbrado”, “inhabitual”, “poco frecuente”, "inusual",  algo que no sucede con frecuencia.

Tampoco se puede se puede decir que el mismo sea una injerencia en las atribuciones de la ministra de Defensa, y no lo es porque la Guardia Civil tiene esa doble dependencia con la que se fundó, un cuerpo policial de carácter militar, dependiente del Ministerio de Interior en cuanto a servicios, retribuciones, destinos y medios, y del Ministerio de Defensa en cuanto a organización, ascensos y misiones internacionales de carácter militar. Por lo tanto si se le da la bienvenida al Director General del Cuerpo desde el Ministerio de Interior, ¿por qué no puede hacerse desde el Ministerio de Defensa?

Algunos de estos medios son los mismos que aseguran, de forma periódica y torticera, que la Guardia Civil, precisamente por esa doble dependencia, es un cuerpo policial “anacrónico” en la Europa del siglo XXI y que debería o bien cambiar esta doble dependencia o desaparecer, ignorando adrede para mantener a sus lectores engañados, que la propia Unión europea creó la EUROGENDFOR (Fuerza de Gendarmería Europea), en 2004, como una iniciativa multinacional de seis Estados Miembros de la UE -Francia, Italia, Holanda, Portugal, Rumania y España– con el propósito de reforzar las capacidades en la gestión de crisis internacionales y contribuir al desarrollo de la Política de Defensa y Seguridad Común de Europa, y una herramienta de policía integral diseñada para llevar a cabo misiones policiales en diferentes escenarios, incluyendo áreas desestabilizadas, en apoyo a la Unión Europea (UE), las Naciones Unidas (UN), la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), la Organización del Tratado Atlántico Norte (NATO), u otras posibles coaliciones creadas a tal fin,  siendo la Guardia Civil considerada dentro de EUROGENDFOR como ejemplo de eficacia y buen hacer.

La Guardia Civil, mantiene con el resto de fuerzas policiales que componen la EUROGENDFOR, una característica en común, su carácter militar, lo que deja bastante lejos y “fuera de lugar” el concepto de “anacrónico” que atribuyen a la Guardia Civil desde estos medios.

También desde estos medios se ha publicado que esta bienvenida desde Defensa ha sido "un insólito acto militar de bienvenida", incluso se han atrevido en el Ministerio a realizar un pequeño "desfile militar", una "revista militar" y un "homenaje a los caídos", no se entienden las quejas porque Defensa organice un acto militar, lo “insólito” hubiese sido que el acto militar lo organizase el Ministerio de Cultura, o que en lugar de un pequeño "desfile militar", Defensa hubiese celebrado un "desfile de modelos" pequeño eso sí, quizás así para estos medios no hubiese sido tan insólito el acto, incluso se podría haber amenizado con una “rave party”, con un “D’J” de moda, puede que entonces el acto hubiese sido menos criticado.

Lo que hoy a algunos les ha parecido como “Sorpresa, injerencia, indignación, insólito, estupor, levantar ampollas, inhabitual, asombro, malestar, excepcional, anacrónico, extraño, extemporáneo, inesperado, fuera de lugar, sinsentido...” debería entrar dentro de lo normal, precisamente por esa doble dependencia que mantiene la Guardia Civil.

Antonio Mancera Cárdenas

Benemérita al Día


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar