hospimedica2

TENIENTE FERNANDO RIVERO DÍAZ, SERVICIO DE MONTAÑA DE LA GUARDIA CIVIL, "En ocasiones muchos de nuestros especialistas han tenido que realizar rescates asumiendo riesgos necesarios para salvar la vida de una persona"

FERNANDO RIVERO Cumbre del Cotopaxi Ecuador

El Teniente Fernando Rivero ingresó en la Guardia Civil hace casi 32 años. desde hace más de 30 su carrera profesional está ligada al Servicio de Montaña, en cuyos GREIM estuvo operativo durante 18 años. Actualmente está destinado en el órgano central de la Especialidad, donde desempeña, entre otras, las labores de comunicación e imagen del servicio. 

Explíquenos por qué se hace uno Guardia Civil

 - En mi caso comencé mi modesta carrera militar en 1984, en La Legión, pero un cambio en la normativa declaró a extinguir la Escala Legionaria y me incliné por empezar de nuevo en la Guardia Civil. Fue todo un acierto.

¿Cuándo y por qué decide alguien dedicarse a arriesgar su vida cada día en rescates imposibles?

 - Los especialistas en montaña de la Guardia Civil son gente con una gran inquietud, tanto deportiva como de auxilio al ciudadano. Se les prepara para esos “rescates imposibles” aunque afortunadamente esas condiciones de exposición a un peligro elevado no se dan todos los días y se les prepara para minimizarlas al máximo con una gran preparación. 

Hay quien piensa que los agentes pertenecientes al Servicio de Montaña de la Guardia Civil son superhéroes , ¿lo son?

 - Habría primero que definir lo que es un héroe. Si se tiene la visión de un héroe como alguien que se lanza a un peligro sin pensárselo, nada más lejos de la realidad para aplicarlo a un guardia civil de montaña.

Una de las misiones principales del entrenamiento de un guardia civil de montaña es saber gestionar el riesgo al que se va a enfreFERNANDO RIVERO En la cumbre del Naranjo de Bulnesntar y valorar si es asumible o no antes de realizar una intervención.

En ocasiones muchos de nuestros especialistas han tenido que realizar rescates asumiendo riesgos necesarios para salvar la vida de una persona. Se puede decir que en ocasiones se han dado actitudes heroicas, pero hay que ser comedido a la hora de valorar si una actitud es heroica y no utilizar ese término de manera trivial.

La dedicación al servicio diario de cualquier guardia civil, ocupe el puesto que ocupe, puede hacerle enfrentarse a cualquier situación que le obligue a cometer un acto heroico y no hay que remontarse mucho en el tiempo para poder encontrar ejemplos. Antes de calificar un hecho como una heroicidad hay que pensar en los muchos ejemplos que tenemos en la historia de la Guardia Civil, de compañeros que han dado la vida por España y los españoles y valorar si de verdad estamos ante una acción de las mismas características.

¿Qué cualidades se exigen para acceder al Servicio de Montaña de la Guardia Civil?

 - Para el acceso al curso se valoran tanto las cualidades físicas como las psíquicas. Luego, durante la realización del mismo, se valora también la asimilación de las cualidades técnicas que se enseñan en el período formativo y las condiciones de seguridad en las que se desenvuelve el aspirante. Durante toda su vida profesional, una guardia civil de montaña recibe una inspección periódica sobre su nivel físico-técnico por parte del órgano central del Servicio, actualizando su conocimiento en nuevas técnicas cada vez que éstas van evolucionando.

¿Son exigentes las pruebas para acceder a la especialidad?

 - Las pruebas de acceso a la especialidad de montaña están entre las más exigentes de las especialidades de la Guardia Civil. Si a esto sumamos la dureza del curso, en todos los aspectos, creo que podemos hablar de un nivel de exigencia muy alto.

¿Qué interrelación existe entre el Servicio de Montaña y el Servicio Aéreo de la Guardia Civil?

 - Para que el lector se pueda hacer una idea, desde la reorganización del Servicio de Montaña en 1981 se viene hablando del binomio helicóptero-socorrista. Más de la mitad de los rescates (en 2018 casi un 66 %) que realizan los GREIM se hacen con helicóptero. Esto permite la aproximación de los especialistas hasta zonas muy cercanas a la víctima y acelera las evacuaciones. Con la incorporación de la grúa en el helicóptero, éste se ha convertido en una herramienta más del rescate y no en un medio de transporte y evacuación.

¿Cómo está considerado nuestro Servicio de Montaña a nivel internacional?

FERNANDO RIVERO Como miembro del comite de Seguridad de la FEDME - En la década de los 80 del siglo XX la Guardia Civil de Montaña empezó a acudir a las reuniones de la Comisión Internacional de Socorro Alpino (CISA-IKAR), con objeto de homologar sus técnicas y enseñanzas a la del resto de grupos de rescate de todo el mundo. En una de esas reuniones, la de 1992, se declaró que el Servicio de Montaña de la Guardia Civil estaba entre los cuatro mejores grupos de rescate del Mundo. Se hace todo lo posible por mantener ese nivel y se establecen contactos con otros grupos de rescate para aprender e incluso enseñar técnicas y formas de trabajo.

¿Existen especialidades similares en otros cuerpos policiales a nivel nacional o internacional?

 - Por supuesto que sí. Además tenemos bastante buena relación con muchas de ellas. Las funciones de Policía Judicial en accidentes de montaña tienen que ser ejercidas por un grupo de rescate capacitado y la mayor parte de los cuerpos policiales europeos cuentan con grupos similares a los GREIM.

¿En España existe algún otro servicio similar al nuestro en otros cuerpos policiales?

 - Así es. Tanto la Ertzaintza como los Mossos de Escuadra cuentan con grupos de rescate en montaña que desempeñan esas labores de Policía Judicial en sus áreas de responsabilidad.

Sabemos que la Escuela de Montaña de Jaca también forma a agentes de otros países, ¿Qué cuerpos de policía se han instruido junto a los guardias civiles?FERNANDO RIVERO En Quito Ecuador en la Mitad del Mundo

 - El primer oficial extranjero que se formó en el CAEM fue un alférez argentino, durante el VII Curso de Montaña. Después han venido de Chile, Bolivia, México, Perú, Líbano, Portugal y últimamente de Marruecos.

En algunas ocasiones ha trascendido que miembros del Servicio de Montaña de la Guardia Civil han sido requeridos para participar en rescates especialmente difíciles en otros países, ¿Cuéntenos alguno de estos rescates a nivel internacional en los que ha participado la Guardia Civil?

 - Aparte de las colaboraciones transfronterizas que tenemos con Francia desde hace muchos años, en 2015 el Servicio de Montaña fue requerido para rescatar los cadáveres de dos montañeros españoles en la garganta de Uandrás (Marruecos) y la búsqueda de 7 españoles desaparecidos en el Valle de Langtang (Nepal), tras el terremoto que asoló el país el 27 de abril de ese año.

La Guardia Civil lleva más de 50 años rescatando personas, desde el traspaso de competencias a las CC.AA. se han creado otros grupos de rescate pertenecientes a distintas instituciones civiles, ¿Existe coordinación entre los distintos servicios de rescate?

 - Bastante menos de la que sería deseable. Es necesario tener una estadística de accidentalidad en la que participen todos los grupos de rescate. Esto ayudaría a poder dirigir las campañas de prevención de accidentes a nivel nacional y evitar que se produzcan. El hecho de pertenecer a diferentes administraciones dificulta mucho esta tarea. Cuando se trata de colaboraciones puntuales en las que se tenga que dirigir un operativo al rescate o localización de una persona, no suele haber ningún tipo de problema y se trabaja como un solo cuerpo, pero elementos de coordinación establecidos de manera permanente, apenas existen.

Algunas CC. AA. han decidido desempeñar las competencias de rescate en montaña contando con la Guardia Civil, para lo que se han firmado convenios de colaboración.

¿Qué consejos daría a quien quiere realizar alguna actividad en la alta montaña?

 - Básicamente, que se planifiquen las actividades correctamente, que se elijan retos para los que uno esté capacitado tanto física como técnicamente y que no se haga actividad en solitario. 

Son consejos muy básicos que se pueden ampliar consultando la página web de la Guardia Civil, donde hemos reflejado estos consejos de prevención.

La Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME), también desarrolla una importante labor preventiva a través de su Comité de Seguridad, del que formo parte como representante de la Guardia Civil.

 - Desde algunas instancias se apuesta por el cobro de los rescates para reducir los accidentes en montaña, ¿Qué opina de esta sugerencia?

Sinceramente, me preocupa que se haya lanzado esa propuesta y no se haya planteado un debate serio sobre el tema.

Nuestro director general ya declaró en noviembre de 2018 que lo fundamental era salvar vidas, y el hecho de cobrar los rescates ni se había planteado dentro de la Guardia Civil.

Se está creando una imagen errónea de que el montañero rescatado es un imprudente. Errores se pueden tener, de hecho poco más del 2% de los accidentes son achacables a causas ajenas al accidentado o a un tercero directamente implicado en el suceso. Hay que fomentar la práctica de todo tipo de deportes y educar a quien los practica para que lo haga de manera correcta. Eso sí supone un ahorro considerable a nuestra Seguridad Social por la mejora de la salud del ciudadano. Las medidas coercitivas nunca causan el efecto deseado a largo plazo e incluso, en este caso, pueden llegar a complicar las consecuencias del accidente si se retrasa la alerta por miedo a que el rescate suponga un desembolso económico.

Su trabajo, pero también su vida, está vinculada al rescate en alta montaña en España, pero también fuera de nuestras fronteras. Cuéntenos su experiencia en NepalFERNANDO RIVERO Cumbre del Kala Pattar con el Everest al fondo Nepal

 - En 1996 viajé por primera vez a Nepal. Entre ese viaje y 2015 disfruté otras 7 veces de aquel maravilloso país. Ese año, el 27 de abril, se produjo el terremoto devastador que dejó casi nueve mil fallecidos en el Himalaya. Entre los desaparecidos estaban siete españoles que estaban haciendo trekking por el Valle de Langtang. Yo había estado allí tres años antes, por lo que me enviaron al mando del primer equipo de cinco guardias civiles que inciaría las labores de búsqueda. Posteriormente, cuando se incorporó todo el contingente, se hizo cargo del operativo el comandante Pedro Garijo.

La experiencia fue bastante dura. Una avalancha de dos millones de metros cúbicos de hielo había provocado una explosión mecánica que arrasó la aldea de Langtang y sus alrededores. Lo que vimos era parecido a una explosión nuclear y trabajamos durante siete días, con réplicas del terremoto, bajo el mismo glaciar que se había desprendido, lo que suponía un riesgo considerable.

Cuando fuimos conscientes de que iba a ser muy difícil encontrar supervivientes, dedicamos una buena parte de nuestro trabajo a encontrar las pruebas suficientes de que se encontraban allí en el momento de la avalancha, para ofrecerlas a la autoridad judicial y adelantar su declaración de fallecimiento.

Acabo de regresar de mi onceavo viaje a Nepal y es impresionante ver cómo se han recuperado de todo lo ocurrido hace 4 años y medio. Son una gente admirable.

Los principios y valores que son esencia de la Guardia Civil, ¿en qué medida están representados en el Servicio de Montaña?

 - El Duque de Ahumada resaltó mucho el carácter humanitario que debía imprimirse en la actuación de los primeros guardias civiles. Aunque esta labor humanitaria sigue presente en todas las facetas de servicio del Cuerpo, es cierto que la Guardia Civil de Montaña muestra una imagen de auxilio al ciudadano muy cercana y directa.

No hay que olvidar que el servicio preventivo que realizan el resto de guardias civiles salva muchas vidas, pero no se muestra tan directamente como un rescate en montaña.

Llevamos haciéndolo más de 50 años y ha sido ahora, con la aparición de cámaras de video o de fotografía en cualquier teléfono, cuando la gente ha podido ver nuestro trabajo que se desarrolla en un medio alejado de gran cantidad de público. Hasta este momento sólo los montañeros valoraban lo que hacemos.

¿Están obsoletos estos principios y valores que el Duque de Ahumada inculcó a sus guardias civiles?

 - Esta pregunta hubiera sido impensable hace medio siglo. Por desgracia, la sociedad actual está bastante falta de valores o se han cambiado los tradicionales por otros. Sin embargo, quien recibe el servicio de la Guardia Civil demanda que sigamos conservando esos valores que nos inculcó el Duque de Ahumada. Lejos de ser ideas obsoletas, están totalmente vigentes y nos hacen mantener nuestro carácter benemérito y de servicio al ciudadano

¿Qué consejo le daría a quien desde dentro de nuestra Institución quiere pertenecer al Servicio de Montaña?

LIBRO FERNANDO RIVERO - Que no se deje llevar sólo por la imagen exterior que se da de la especialidad. La pertenencia a los GREIM requiere de una entrega que va más allá de las horas de servicio y de una vida sacrificada si se quiere mantener un alto nivel de preparación. Quien quiera venir a la especialidad tienen que tener verdadera vocación para ello.

Su vocación de servicio y su cariño por la especialidad a la que pertenece le ha llevado a escribir un libro sobre la historia del Servicio de Montaña de la Guardia Civil, así como diferentes artículos dando a conocer la especialidad. ¿Háblenos de ellos?

 - En mis primeros años en la especialidad coincidí con algunos especialistas de los antiguos Grupos de Esquiadores-Escaladores. Las historias que contaban sobre la manera de trabajar de los primeros años, así como las dificultades con las que se enfrentaron, me animó a interesarme sobre la historia de la Guardia Civil de Montaña recopilando documentación y testimonios de sus protagonistas.

Con los apuntes que fui recopilando, el coronel jefe del Servicio me propuso escribir un libro sobre la historia de la especialidad, coincidiendo con el 50 aniversario de su creación. Quedaron muchas cosas en el tintero, que espero poder publicar en el futuro si se puede sacar a la luz una segunda edición.

La idea que he querido transmitir en este libro es la de que hemos llegado a lo que somos ahora gracias al trabajo de nuestros antecesores, quienes con muy poco material y sin apoyo aéreo, tenían que hacer frente a operativos de rescate que les obligaban a solventar situaciones muy similares a las actuales.


Imprimir   Correo electrónico