hospimedica2

Sargento ANA KATIA PÉREZ GIL: “La mujer suma y aporta todas aquellas cosas en las que el hombre es más débil o destaca menos, y viceversa”.

Sgto Ana Katia4

Hoy entrevistamos a ANA KATIA Pérez Gil, Sargento de la Guardia Civil, destinada en el Puesto Principal de Calahorra. Vocal titular del Comité para la Igualdad efectiva de mujeres y hombres en la Guardia Civil por la Asociación Escala de Suboficiales de la Guardia Civil – ASESGC Profesional. Ana Katia es una mujer resuelta, directa, de ideas claras, profesional, comprometida con su trabajo. Se describe a si misma como "algo tozuda y obstinada" sobre todo en la privacidad de su familia y de su hogar, asegura que en ella no encontraremos medias tintas, orgullosa de ser, sentir y vivir formando parte de la Guardia Civil, pero sobre todo de quienes integran la Institución.

- ¿Cómo y por qué decide ser Guardia Civil?

Desde que era niña quise ser GC. Desde muy pequeña lo tuve claro. Fue mi sueño y era tanta mi ilusión que para mí fue muy fácil conseguirlo.

- Esta profesión suele estar vinculada a la vocación, ¿Cuáles fueron sus motivaciones?

Lo he sentido siempre, querer ser guardia civil. Ayudar a los demás, proteger, cuidar y colaborar son mis principales motivaciones.

- ¿En su caso había tradición familiar? 

No solo no había tradición familiar, sino que tampoco había vinculación de amistades o allegados que fueran guardias civiles. Soy la primera de mi familia, y tras casi 25 años desde mi incorporación, continúa siendo así.

- Tras su elección, ¿Qué pensó su entorno familiar?

En aquellos primeros años cuando era niña mi familia lo tomó como algo pasajero. Con el tiempo fueron siendo conscientes de que efectivamente la cosa iba muy en serio.

Foto Sgto Ana Katia Jura 1993Cuando ya se hicieron a la idea, a mi familia le pareció correcto porque para ellos era una salida profesional. Mi madre y mi padre jamás me dijeron, ni me sugirieron en aquellos años (finales de los 80, principios del 90), que no lo hiciera porque fuera cosa de hombres, jamás se mencionó esto en casa. Pero si tuvieron, por la historia de la Guardia Civil, ciertas reticencias relacionadas con la actualidad de aquellos momentos como era el terrorismo.

Yo lo tuve claro y tras finalizar C.O.U., realicé las pruebas de acceso al Cuerpo en mayo de 1993 ingresando en la Academia de la Guardia Civil de Baeza (Jaén) el 7 de septiembre de 1993. Junto a 40 hombres, fui la única mujer de la provincia de Santa Cruz de Tenerife que aprobaría la oposición ese año.

- ¿Recuerda su primer destino?, ¿Qué anécdotas recuerda de sus primeros pasos como guardia civil tras salir de la Academia?

Mi primer destino al salir de la Academia de Baeza en junio de 1994 fue el Puesto de Almudevar, Huesca. Salvo un guardia civil 1º que llevaba allí toda su carrera profesional, los demás compañeros eran de la promoción anterior. Era la primera mujer que pasaba destinada a este puesto y, por aquel entonces, fue todo un bombazo.

Mi primer servicio, fue de puertas junto a otro compañero y recuerdo al sargento decir: “¡Qué he hecho yo para merecer esto!”. El pueblo era pequeño y no disponía de establecimientos de hospedaje, ni viviendas para alquilar. Tampoco había cuartel propiamente dicho, eran viviendas de maestros habilitadas para la Guardia Civil. Finalmente, tres días después, era cambiaba de destino al pueblo cercano de Tardienta (Huesca), donde existía un cuartel que disponía de pabellones y estación de tren que conectaba las capitales de Zaragoza y Huesca.

- ¿Qué diferencias encontró entre la Academia de Guardias y la de Suboficiales?, ¿Cuál de las dos le supuso un mayor esfuerzo?

Realmente noté diferencias sobre todo en la percepción de la presencia de la mujer en este tipo de acuartelamientos, centros militares de enseñanza. Yo pertenezco a la V promoción de mujeres y en aquellos años a las mujeres nos dividían en las aulas sentándonos a todas en la primera fila, era un poco como pequeñas figuritas que se debían tener ahí, bien a la vista. Sería para no perder a ninguna.

[Lo dice con tono irónico].

El curso de suboficial fue más exigente, sin duda. 

- Sargento Comandante de Puesto, ¿Qué supuso para usted este destino?

Foto Sgto Ana Katia1Mi destino como Comandante de Puesto fue el primero nada más alcanzar el empleo de sargento y supuso un cambio de mentalidad. Sientes una enorme satisfacción por ser suboficial, un orgullo, pero conlleva una gran responsabilidad porque debes decidir sobre muchas cosas, no sólo en temas profesionales sino personales.

Por supuesto fue una experiencia muy exigente y enriquecedora. No en vano se dice que los Suboficiales, y muy especialmente los Comandantes de Puesto y Jefes de Unidad, somos la columna vertebral de la Guardia Civil.

- ¿Es más difícil el mando siendo mujer?

Los roles y los estereotipos en España están ahí, y la Guardia Civil no es ajena a nuestra sociedad básicamente porque se nutre de ella. No quiero decir que sea más difícil únicamente por ser mujer, pero sí que entra en juego este factor y se desarrollará en mayor o menor medida dependiendo, eso sí, de la mentalidad de la persona con la que tengas que trabajar/actuar/colaborar. De esto estoy totalmente segura, porque lo vivo a diario.

- Actualmente es usted vocal del Comité de Igualdad de la Guardia Civil, ¿Qué es ese Comité y cuál es su cometido?

El Comité es un Órgano de asesoramiento en materia de Igualdad al Director General de la Guardia Civil, con la finalidad de promover la igualdad real y efectiva entre los miembros del Cuerpo de la Guardia Civil, de disponer un conocimiento actualizado y diferenciado de la situación del hombre y de la mujer y de formular recomendaciones en materia de Igualdad de género.

Esta es la teoría, en la práctica debo confesarle que nuestra posición como vocales es meramente testimonial en cuanto a recibir informaciones e informes en materia de igualdad de trato que se deben generar en el seno de la DGGC. Veamos como podemos ir cambiando esta tendencia y dejar de ser, en algunos casos meras espectadoras.

- ¿La existencia de un Comité de Igualdad en la Guardia Civil significa que la situación de desigualdad en el Cuerpo es importante?

Si que lo es. La Guardia Civil asumió un especial compromiso en materia de igualdad de oportunidades creando en el año 2014 el Comité para la Igualdad en la Guardia Civil. Podríamos decir que este fue el pistoletazo de salida. Desde entonces la Institución está aprendiendo a ver su realidad que personalmente considero que aún no es consciente verdaderamente de su realidad.

O no lo quiere ver… [Apunta con cierta incredulidad.]

[Nos continúa relatando] ...Pero aquel auge con el que el Comité comenzó se ha ido ralentizando, se ha ido aflojando… Se han hecho muchas cosas pero a día de hoy hay trabajo pendiente como el diagnóstico de situación, el Plan de Igualdad, la implementación de más formación en Igualdad en cursos de acceso y ascenso, desarrollar diferentes puntos de la Ley de Personal, el absentismo laboral de la mujer en la Guardia Civil… Y así un sinfín de cosas.

Mucho trabajo pendiente y quizá poco personal dedicado en exclusiva a temas de igualdad. Es cierto que hay personas en la DGGC que están trabajando de manera consciente y sensibilizadas, obstinadas y con cierta testarudez por sacar adelante propuestas y trabajos, pero a la vista está que se hace necesario designar más recursos.

- Como miembro de ASESGC, ¿Cree que desde las asociaciones se hace todo lo posible para dar visibilidad a la mujer en la Guardia Civil?

Las asociaciones profesionales son las que realmente hacen que la Guardia Civil rompa esa inercia.

- ¿Cree que a día de hoy es necesaria esta visibilidad?

Foto Sgto Ana KatiaSi, por supuesto. Aunque, no hay mejor y más cercana visibilidad que la que damos cada una de nosotras en nuestro día a día en cada actuación en todos los destinos y rincones de España y en el exterior en los que estamos.

Yo siempre quiero que se nos vea más, que la sociedad conozca no sólo que existimos en la Guardia Civil, así, sin más, sino que desempeñamos labores de responsabilidad, asesoramiento, espacialidad técnica y mando. Considero que la visibilidad es uno de los factores (no podría indicar en qué grado) que influye en el débil porcentaje de mujeres en el Cuerpo, quiero pensar que a mayor visibilidad podría generar aumento del porcentaje.

La Exposición Mujer y Guardia Civil hace una labor impagable de visibilidad. Hay que reconocerles a Carmen y Pilar (Las dos guardias civiles que la gestionan de manera particular) un trabajo que, bajo mi humilde opinión, debería estar haciendo la Institución. A estas alturas desde su inicio ambas han demostrado una trayectoria de seriedad, compromiso y muy buen trabajo que sobrepasa la mera implicación, eso es amor al Cuerpo y necesidad real e imperiosa de darnos a conocer, que se nos vea.

La Guardia Civil debería reconocerles esa labor colaborando aún más con más medios y apoyo logístico.

Para las personas que no hayan visitado nunca esta exposición las animo a verla porque encontrarán muchísimas curiosidades de la mujer Benemérita y cómo, a través del uniforme, la guardia Civil nos vistió y fue evolucionado en el reto de tenernos en su seno.

- ¿Qué aporta la mujer a la Guardia Civil?

En la sociedad española las mujeres somos la mitad de las personas, contamos con una gran riqueza individual y colectiva y la Guardia Civil no se puede permitir el lujo de no evidenciar. Si en sus comienzos se nos valoró positivamente por la aportación tan innegable y obvia en temas operativos, la realidad nos dice que nosotras sumamos sin ningún genero de dudas, en cuestiones de trato, cercanía, empatía, visibilidad, confianza, serenidad…

La mujer suma y aporta todas aquellas cosas en las que el hombre es más débil o destaca menos, y viceversa.

- ¿En alguno de sus destinos se ha visto ninguneada o menospreciada por el hecho de ser mujer?

Si, porque curiosamente en el Cuerpo también existe ese tanto por cierto de personas que son contrarias a la presencia de la mujer en puestos de trabajo, La Guardia Civil no es ajena a la sociedad.

- ¿Qué visión cree que hay de las mujeres guardias civiles dentro y fuera del Cuerpo? ¿Hay diferencia en el trato entre hombres y mujeres?

Las mujeres cuando fuimos entrando en el Cuerpo aquellos primeros años fuimos normalizando actitudes, comentarios y formas en la que éramos tratadas. Creo que lo hacíamos así porque pensábamos que era lo que se esperaba de nosotras, recibir comentarios machistas, bromas haciéndote de menos profesionalmente por ser mujer, no tener un lugar donde cambiarnos de ropa más que el wc de uso diario, el archivo o cualquier cuartucho, tener prohibido salir de servicio juntas y un sinfín de cosas... Y hoy en día la mujer que accede al cuerpo, todas estas cosas no las tolera, y por supuesto ni tienen porqué.

Sobre la visión que tiene la ciudadanía de nosotras fuera del Cuerpo, no sabría decirle con exactitud, pero creo que es muy buena porque se juntan dos factores importantes. Por un lado, que vestimos el uniforme de la Benemérita, institución mejor valorada, muy respetada y querida por la sociedad española, y por otro el hecho de ser mujer, porque pienso que se nos reconoce ese valor de estar dentro de una institución con una historia y disciplina militar ejemplar con más de 174 años de antigüedad; en la que nosotras “llevamos tan solo” treinta años siendo parte de esa historia.

- Recuerda alguna experiencia positiva o negativa que haya marcado su carrera profesional, como guardia civil y como mujer dentro del Cuerpo.

Hacerme suboficial, sin duda ha marcado mi carrera profesional. Es un orgullo y me siento muy feliz, pero es una gran responsabilidad. Como mando tienes que decidir sobre muchísimas cosas y no siempre tienes el respaldo de quienes te rodean profesionalmente, tanto los superiores como el resto de personal.

Personalmente al ascender a sargento me sentí respaldada por La Asociación Escala de Suboficiales de la Guardia Civil, porque encontré el apoyo y asesoramiento necesarios en aquellos principios. Hoy estoy perfectamente integrada, son una familia para mí en la que me siento reconocida y en la que cada persona que la integra da valor a ASESGC, consiguiendo que a día de hoy sea la asociación de referencia de los suboficiales de la Guardia Civil.

- ¿Se desconecta del trabajo o se es guardia civil las 24 horas del día? 

Cuando tu trabajo es tu vocación es normal pensar y sentir en clave guardia civil. La conciliación y la igualdad de oportunidades en la institución es importantísima porque cuando las personas tenemos nuestra parcela diaria de la familia bien encajada y distribuida, sin sobresaltos, estás mucho más implicada en tu labor diaria y en el amor hacia la Institución. Si ella no busca los mecanismos adecuados para articular que todo esto se dé de manera natural y concienciada, es difícil que las personas puedan tener su cabeza en el trabajo aportando brillantez y vocación de servicio.

- La Guardia Civil ha mantenido sus valores y principios con los que nació durante 174 años de existencia, ¿cree que están obsoletos estos valores y principios que son esencia y referentes de nuestra Institución?

Cuando una organización ha perdurado más de 174 años con los mismos valores y principios considero que deben seguir intrínsecos en ella. Lógicamente ha perdurado porque se ha sabido ir adaptando a los cambios generacionales y sociales de cada momento en todos estos años desde su creación en 1844.

Lo que si pediría a la Guardia Civil es algo más de celeridad cuando deba acometer los próximos cambios. [Me guiña un ojo y sonríe mientras responde.]

- Últimamente se habla mucho de cuotas, ¿Para usted son más importantes las cuotas o el mérito?

Sin duda en temas de igualdad son importantes las cuotas, no podemos obviar un 7,1% de mujeres en el Cuerpo, donde tan solo el 2,85% somos mujeres suboficiales, el porcentaje más pírrico por escalas. Y eso es lo que se ha estado haciendo desde la entrada de la mujer en la Benemérita. No podemos obviar que tras treinta años en la Guardia Civil solo haya una mujer como titular al mando de una comandancia, ninguna al mando de un sector de tráfico... Le puedo asegurar que, por falta de mérito, no es.

- ¿Por qué cree que es menor la presencia de la mujer en la Guardia Civil que en otros cuerpos policiales?

Quizá porque históricamente ha dado una imagen más encorsetada, masculinizada y férrea militarmente, más, incluso, que las FAS. Al incorporarnos éramos tan poquitas que desplegadas por todo el territorio nacional era complicadísimo vernos.

La Institución no ha sabido dar visibilidad a la mujer. Pero lo ha hecho con eso y todo lo referente a su labor diaria. La Guardia Civil a lo largo de toda su historia se ha dedicado a hacer lo que tenía que hacer, trabajar al servicio de la ciudadanía, proteger y salvaguardar nuestro territorio nacional e internacionalmente donde quiera que estuviéramos desplegados. Nunca ha sabido “vender su producto”, no lo ha visto relevante, no se ha percatado de ello y eso, otras organizaciones, si que lo han hecho en mayor medida y ahí nos llevan bastante la delantera. Esa visibilidad general, evidentemente estamos las mujeres incluidas de lleno.

A esto le sumas que la propia revista de la Guardia Civil, de tirada mensual, hubo muchos años desde la incorporación de la mujer GC que no sacaba ni una sola imagen ni referencia de nosotras. Es evidente que como no fueras, hija, hermana, nieta, sobrina o tuvieras una relación con algún guardia civil, era complicadísimo que una niña deseara ser guardia civil. Bueno, yo soy una excepción. [Se ríe...]

- ¿Qué cambios serían necesarios no sólo para aumentar la presencia de la mujer en la Guardia Civil, también para mejorar su estancia en el Cuerpo?

Darle valor a la mujer en la Guardia Civil. [Lo dice con rotundidad]

Foto Sgto Ana Katia3Ser conscientes del valor que la mujer da a la sociedad como profesionales, y por ende a la Guardia Civil. Ser conscientes también, de que somos madres y que para que exista más corresponsabilidad de deben mejorar las políticas de conciliación, y que todas aquellas mejoras que se generen en el seno de las Administraciones Públicas, lo sean de aplicación directa para la Guardia Civil y evidentemente que esas políticas lleguen a todas y cada una de las unidades y cuarteles, grandes, pequeños y muy pequeños, de la Guardia Civil.

Creo también que se debería reflexionar y mejorar pensando en nosotras como mujeres a la hora de dotarnos de material específico. No hablo sólo de chaleco femenino, hablo del material en general. Les pongo un ejemplo para que vean lo que les quiero decir, en uniformidad existe uniforme de hombre y uniforme de mujer, y es específico de cada anatomía porque físicamente somos diferentes. Hay una normalidad absoluta en ese sentido. Pues esto, aplicado al resto de material de dotación en el que prevalezca la diferencia física evidente y natural de ambos sexos. A una mujer de la especialidad de actividades subacuáticas evidentemente le asignarán un traje de neopreno de mujer porque se adaptará específicamente a la anatomía de su cuerpo; y aquí no va en que le quede mejor o más bonito, sino entra en juego su seguridad porque será un traje que protegerá mucho mejor y dará más seguridad a la mujer GEAS, y por tanto estará en igualdad de condiciones que sus compañeros de especialidad.

Además, casi en el año 2020, evidentemente mejoraría definitivamente las infraestructuras para que todas las mujeres en cualquier Unidad de la Guardia Civil tuvieran un vestuario digno donde cambiarse, y un aseo que no tengan que compartir con todas las personas que pasan por el cuartel. Creo que decir esto tras treinta años de incorporación, es un poco triste.

- ¿Qué mensaje lanzaría a las mujeres que quieren ser guardias civiles?

Que no se lo piensen y entren sin dudarlo. Hay un mundo profesional de especialidades y destinos muy amplio en el Cuerpo, en el que puedes moverte y elegir lo que tú quieras y te sientas más cómoda.

No puedo decir otra cosa porque para mí es todo un orgullo vestir el uniforme de la Guardia Civil, me encanta el tricornio y disfruto mucho al ver las caras de las personas cuando voy por la calle con él puesto en actos, y otras situaciones.

- ¿Nos podría relatar alguna anécdota vistiendo el uniforme?

Foto Sgto Ana Katia2De uniforme tengo muchísimas anécdotas, pero destaco una que me sucedió en el año 2014 con motivo del homenaje que el Señor Jesús Posadas, Presidente del Congreso de los Diputados en aquellos entonces, hizo a la Guardia Civil conmemorando el XXV Aniversario de la primera Promoción de mujeres en el Cuerpo. Yo asistí al acto con varios compañeros, partimos de una residencia militar, y salimos a la calle a coger varios taxis a la vez. Todos estábamos de uniforme con el tricornio y la cara de sorpresa de los taxistas al decirle: “Llévenos al Congreso de los Diputados, por favor”. Sus caras se desencajaron. Rápidamente apuntamos, “Vamos desarmados, no se preocupen”. Aún lo recuerdo con una amplia sonrisa. ¡Fue divertido!

- Este año se conmemora el XXX Aniversario de la presencia de la mujer en la Guardia Civil, ¿Qué ha cambiado en estos treinta años? ¿Está a día de hoy totalmente integrada?,

Considero que para la Guardia Civil la incorporación de la mujer ha sido uno de los retos más importantes a los que se ha enfrentado a lo largo de toda su historia y, siendo conscientes de que queda aún mucho trabajo por hacer en materia de igualdad y conciliación, debemos reconocer que el Cuerpo ha sabido superar el reto. Este logro alcanzado indudablemente es una victoria para la mujer guardia civil y, en general para todas las mujeres de nuestra sociedad.

Evidentemente queda mucho por conseguir en materia de igualdad y conciliación, pero considero que hemos demostrado estar a la altura y estos 30 años de historia de la mujer en la Guardia Civil avalan un trabajo bien hecho.

- ¿Qué es lo que más le gusta de la Guardia Civil, y lo que menos?

Lo que más me gusta: son las personas que la integran. [Responde sin dudarlo]

El valor más grande que tiene la Guardia Civil son las personas que la integran ahora y a lo largo de toda su historia. Sin ellas, con ese tesón, sacrificio, y amor por su trabajo, tesón y grandes dosis de humanidad, la Benemérita no sería lo mismo. En este momento se me vienen a la cabeza casos como el de Ortega Lara, María Àngels Feliu, y otros más recientes como Diana Quer o el caso del pequeño Gabriel.

Lo que menos: Quienes desprestigian la Institución siendo parte de ella.

- ¿Qué es y qué significa para usted la Guardia Civil?

Para mí la Guardia Civil es mi hogar, un lugar al que acudir, donde me identifico con sus valores y amor a quienes nos necesitan.

Es respeto, solidaridad, dignidad, empatía, saber estar y humanidad, honestidad y sacrificio, honorabilidad. Es una sonrisa amable y sincera.

- ¿Qué haría si alguno de sus hijos le dijese hoy que quiere ser guardia civil?

Con los años y tras las experiencias que me ha dado la vida, me gustaría que fueran buenas personas porque el resto, viene por añadidura. [Lo dice con cierta reflexión y ahora sonríe] Pero si lo dijeran, me sentiría orgullosa y les asesoraría en todo momento para que eligieran en base a sus inquietudes y gustos, el mejor camino dentro de ella.

-Nos gustaría conocerla un poco más, ¿cómo se describe? ¿Cree que esa forma de ser le ha ayudado o perjudicado en la Guardia Civil?

Rotundamente si, mi forma de ser ha jugado un papel importante y muy bueno en mi trayectoria profesional para afrontar las cosas, por la empatía, los valores, la seriedad, la perseverancia.

Me describo como una mujer clara y directa, resuelta, soy lo que ves y no me ando por las ramas ni tengo medias tintas. Ciertamente algo tozuda y obstinada en la privacidad de mi familia y mi hogar.

Por último, me gustaría dirigirme a todas las mujeres guardias civiles y felicitarlas por este Aniversario tan especial, me siento muy orgullosa de todas y me sale una sonrisa cada vez que llego a una unidad, cuartel o dependencia de la Guardia Civil y veo mujeres de servicio. Como profesional es toda una satisfacción tener mujeres guardias civiles cerca trabajando y colaborando conmigo. Sin duda aportamos un plus a las unidades en las que prestamos servicio.

 Muchas gracias Ana Katia

Antonio Mancera Cárdenas

Benemérita al Día


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar