hospimedica2

Los mossos alertan de que no hay efectivos para garantizar la seguridad el 10-N

mossos

Los mossos leales a la Constitución avisan de la falta de agentes para garantizar la seguridad de la jornada de elecciones, el próximo 10 de noviembre, informan fuentes de la policía autonómica. En Cataluña se abrirán unos 2.680 colegios electorales -según las cifras de anteriores convocatorias- y la totalidad de antidisturbios es de aproximadamente un millar.

La preocupación se basa en los limitados recursos del Cuerpo policial, encargado de asegurar el normal desarrollo de la jornada electoral, ante el plan que, sospechan, preparan los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR). La previsión es que los radicales ocupen los centros de votación, al estilo de lo que ya ocurrió en la jornada del referéndum ilegal.

Las sospechas vienen precedidas por los llamamientos a la movilización de cara a la jornada de reflexión. Tanto los CDR como el ‘Tsunami’ separatista y otras organizaciones de la órbita del secesionismo radical animan a violentar las elecciones, una fecha estratégica en cuanto a la repercusión mediática y a sus aspiraciones electorales. Intentan disuadir a los votantes constitucionalistas para que desistan de acudir a los colegios electorales ante el riesgo de altercados.

Por el momento, el plan revelado no precisa el alcance de sus acciones, que limitan a "actividades culturales, políticas y festivas" en la tarde del 9 de noviembre.

Su propósito es que el Gobierno español "reflexione sobre la condena del Tribunal Supremo y las decenas de ‘presos políticos’ y exiliados'", "sobre la violencia policial aplicada contra la población pacífica" y sobre "la incapacidad para dialogar", señalaron recientemente en una nota a través de sus canales de difusión. En ella, critican que "se utilice Cataluña continuamente como un arma para lograr réditos electorales".

El riesgo a un boicot, advierten fuentes de los mossos ‘leales’, es real. El temor entre el colectivo es que se repitan las imágenes del 1 de octubre de 2017, con los mossos alentados a desobedecer las órdenes judiciales por parte del Govern.

La sentencia del Tribunal Supremo que condena a la cúpula del referéndum ilegal destaca específicamente esa "auténtica complicidad" y "casi connivencia" entre los agentes de los Mossos d’Esquadra y las personas encerradas en los centros de votación. Los magistrados señalan que en algunas ocasiones "llegaron incluso a recoger, hacerse cargo y trasladar" el material "que le era entregado por los ciudadanos" convocados. Un comportamiento que atribuyen en su sentencia a "quizás" la "coincidencia ideológica o por la seguridad de que de esta forma podían granjearse el aplauso y beneplácito de esos ciudadanos rebeldes o de los responsables políticos".

Los agentes, teniendo en cuenta las instrucciones de sus superiores, "se ven conminados por una aglomeración de personas impermeable a cualquier requerimiento, venga de los agentes o venga de la autoridad judicial, para desistir de su intento de cumplir la orden judicial y han de claudicar en su objetivo, de forma vergonzante, resignada o en algunos supuestos casi complaciente", apunta la sentencia del Supremo.

Una situación que puede volver a repetirse ahora, considerando, además, el riesgo evidente a una ‘purga’ por parte del gobierno catalán, tras anunciar una quincena de investigaciones por la actuación de la policía catalana en los disturbios de las últimas semanas.

Interior ha preparado su propio dispositivo para el 10-N y ha enviado, por ahora, a unos 400 agentes antidisturbios de la Unidad de Intervención Policial (UIP) y de las UPR (Unidades de Prevención y Reacción). Otras unidades de la Guardia Civil de toda España se desplazarán también el próximo viernes a Cataluña, según informan fuentes policiales.

Las Fuerzas de Seguridad se mantienen alerta en una semana que comienza marcada por la presencia del Rey en Cataluña, con motivo de la entrega de los Premios Princesa de Gerona, el lunes y martes. Los radicales han convocado ya un escrache en el hotel en el que se alojará la Familia Real y, posteriormente, en el Palacio de Congresos, donde se celebra el acto.

ACCESO FUENTE


Imprimir   Correo electrónico