hospimedica2

Carlos Lesmes, presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo, confiesa que su «impresión» fue que el «procés» intentó subvertir el orden constitucional

lesmes

Diez días después de que se haya hecho pública la sentencia del «procés», el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, ha asegurado que la «impresión» que tuvo en 2017 es que los líderes del procés quisieron subvertir el orden constitucional, aunque la Sala que ha juzgado el caso no haya llegado a esa conclusión.

«Mi impresión de entonces es que estaban intentando subvertir el orden constitucional. Esa es la impresión que teníamos muchos en ese momento», ha asegurado sobre el otoño caliente de 2017. Si bien, ha indicado que la Sala que ha juzgado el caso no ha llegado a esta conclusión tras el interrogatorio a cientos de testigos, del examen de miles de documentos. «A la vista de lo que ahí está, no tenían el propósito porque no podían materializarlo», ha señalado Lesmes en una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press. Los siete magistrados que condenaron a los líderes independentistas por sedición concluyeron que la independencia fue una mera «ensoñación».

Lesmes ha apuntado que los dirigentes independentistas generaron una «apariencia que muchos creímos», y en realidad buscaban una posición de fuerza. «En aquel momento pienso que se va a subvertir el orden constitucional porque las leyes de transitoriedad subvierten y hay acciones encaminadas: la celebración del referéndum del 1-0, los movimientos callejeros, la situación del 20 de septiembre pues la impresión es que estábamos ante un proceso cuasirevolucionario», ha subrayado sobre los episodios de 2017.

Respuesta violenta

Con todo, Lesmes ha recalcado que, «con independencia de las discusiones» que se puedan formular, los siete magistrados que han juzgado el procés son profesionales altamente cualificados. «Son de los mejores jueces del orden penal y han hecho un análisis muy exhaustivo», ha defendido.

El presidente del Supremo ha defendido que las sentencias pueden ser objeto de crítica, pero ha criticado la respuesta «violenta» al fallo del Supremo. Además ha apuntado a que «muy pocas personas» que se manifiestan han leído la sentencia por lo que protestan por algo que «desconocen». A su juicio, ante el ejercicio de racionalidad y análisis detallado de la sentencia se ha puesto en frente el «pataleo».

«Esto es la democracia, este tipo de actividad está amparada por nuestra propia Constitución que recoge el derecho a la manifestación, el derecho a la reunión, el derecho a la libertad de manifestación. Lógicamente, lo que no ampara nuestra Constitución y el sistema democrático es la repuesta violenta frente a una sentencia», ha indicado. Y, en este caso, efectivamente ha habido exceso. Ha lamentado así que de las miles de personas que se manifiestan «da la impresión que muy poquitas de ellas» se han leído la sentencia. «En fin, estaban protestando con algo que desconocen absolutamente», ha censurado.


Imprimir   Correo electrónico