hospimedica2

Encuentran explosivos y mapas de un cuartel de la Guardia Civil durante los registros a los nueve detenidos de los CDR

detenido cdr

Dos de los nueve detenidos en Cataluña han quedado en libertad con cargos y se les mantiene la acusación por terrorismo. Durante los registros, se ha localizado abundante material y sustancias, consideradas precursores para la confección de explosivos.

La Guardia Civil ha detenido a nueve personas en Cataluña, vinculadas con los Comités de Defensa de la República (CDR), en una operación policial "contra radicales independentistas que planeaban acciones violentas" y que se ha iniciado sobre las 5.00 horas en las localidades de Mollet del Vallès, Sant Fost de Campsentelles, Cerdanyola del Vallès, Sant Vicenç de Torrelló, Sabadell y Santa Perpètua de la Mogoda.

La operación, todavía abierta y bajo secreto de sumario, se desarrolla por orden del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional dirigido por el juez Manuel García-Castellón. Según ha informado la Fiscalía de la Audiencia Nacional, los nueve detenidos tenían "una gran cantidad" de precursores de explosivos que pensaban utilizar en próximas fechas con motivo del aniversario del 1-O y de la publicación de la sentencia del 'procés' y con los que podían causar "daños irreparables".

En este sentido, el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, ha explicado en un entrevista a RNE que la operación iniciada por orden judicial ha llevado detenciones ante la "posible comisión de delitos de carácter violento" por parte de miembros de "unas determinadas organizaciones".

Dos de los nueve detenidos en la operación de la Guardia Civil contra CDR acusados de preparar acciones con explosivos han quedado en libertad tras acogerse a su derecho a no declarar en la comandancia del instituto armado en Barcelona.

Según han informado fuentes jurídicas, los detenidos han sido puestos en libertad con cargos, con la obligación de comparecer ante la Audiencia Nacional cuando se les cite, y se les ha mantenido la acusación de terrorismo. Los otros siete arrestados llegarán este martes a Madrid custodiados por la Guardia Civil, quedando a disposición del Juzgado central número 6.

Los detenidos son todos hombres y una mujer, con edades comprendidas entre los 35 y los 50 años. Entre los arrestados se encuentran Eduard Garzón y David Budria, que ya fueron investigados en febrero por la protesta en los alrededores de la cárcel de Lledoners durante el último traslado desde Cataluña a Madrid de los exdirigentes catalanes presos y juzgados en el Tribunal Supremo.

A los integrantes de aquella protesta se les conoce como 'Los 9 de Lledoners'. Sobre la investigación, esta se inició hace un año pero, ante los posibles acontecimientos por la proximidad del aniversario del 1-O, este lunes se han realizado las detenciones y registros "para abortar el proyecto que podría haber ocasionado estos daños irreparables debido a lo avanzado de sus preparativos", ha asegurado la fiscalía.

El objetivo de las detenciones y registros era incautar pruebas que "evidencien el avanzado grado de preparación de sus proyectos terroristas con fines secesionistas", ha añadido la Fiscalía en su comunicado. Además según fuentes de la investigación, los detenidos acumulaban "una gran cantidad de precursores" para preparar explosivos, así como instrucciones para utilizarlos y planos de edificios públicos, entre ellos una casa cuartel.

Entre los precursores localizados había "termita", un explosivo de fácil mezcla casera basado en el óxido de hierro, según las fuentes, que también indicaron que los detenidos ya habían realizado alguna prueba de su funcionamiento en lugares abandonados. Cuando se hecho pública la operación de la Guardia Civil, se han realizado concentraciones de protesta, unos actos que continuaron por la tarde llamados por los CDR para pedir la libertad de los independentistas detenidos.

Torra, contra las detenciones

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha afirmado que con las detenciones de los CDR: "Están intentando volver a construir un relato de violencia antes de las sentencias". Además, JxCat y ERC piden la comparecencia del ministro de Interior.

Por su parte, el PP y Cs acusan a Torra de incitar a los CDR con un lenguaje "incendiario"; y para el PSC: "No es momento de decir que hay que apretar, sino de dialogar".


Imprimir   Correo electrónico