hospimedica2

Torra crea su propia policía política apartandola del control directo de los Mossos

Joaquin

Joaquin Torra ha creado una nueva unidad de escoltas para protegerle, sacándola del control de los mandos operativos de Mossos, y convirtiéndola a la práctica en una policía política, insólita en cualquier democracia avanzada.

El hecho añadido de que el presidente Joaquin Torra oculte cuántos agentes la integran y el listado con el número profesional de los admitidos favorece los peores augurios, que se vieron definitivamente agravados el lunes cuando el consejero de Interior, Miquel Buch, anunció el cese del responsable de los Mossos, Miquel Esquius, que se marchó pidiendo «neutralidad política» al frente de la policía autonómica, dando a entender que su destitución tiene que ver con no haber sido suficientemente militante en el independentismo.

Una importante facción de Mossos, como pudimos constatar el 1 de octubre, está dispuesta a saltarse la Ley para servir a la causa política del independentismo. Torra los está intentando reclutar con un propósito que, al margen de que se atreva o no a llevarlo a cabo, es inequívoco en su objetivo,

Que la independencia a la fuerza tenga escasísimas posibilidades de prosperar -por no decir ninguna- y que el pelotón de Mossos reclutado por Torra sea muy menor en efectivos a las demás fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, no significa que no sean altamente preocupantes la tensión e incluso el drama que podría organizarse en caso de producirse otra declaración unilateral de independencia, pero esta vez con el presidente encerrándose en el palacio de la Generalidad firmando los decretos constituyentes de la «nueva república» y su guardia personal, junto con los demás mossos rebeldes, debidamente azuzados por su nuevo mayor afín, protegiendo el edificio con la inestimable ayuda de cientos de miles de partidarios concentrados deseosos de batirse con «las fuerzas de ocupación».


Imprimir   Correo electrónico