hospimedica2

Un jefe policial dice que "hubo funcionarios que utilizaban vehículos de Mossos para dirigirse a los centros de votación avisando de la “inminente” llegada de los agentes el 1-O

JUICIO PROCES

El comisario jefe de la brigada de información de la Jefatura de Policía de Catalunya, Juan Manuel Quintela, ha defendido que la actuación de los agentes en los centros de votación durante el referéndum del 1 de octubre fue proporcional.

A su juicio se actuó con “medida y mesura” y únicamente hubo empleo de la fuerza ante los ataques de personas concentradas que mostraban resistencia a que se cumpliera el mandato judicial de requisar las urnas y clausurar los colegios.

El jefe de Información ha explicado en su declaración como testigo en el juicio por el procés que se celebra en el Tribunal Supremo que los días previos al 1-O hubo una “organización previamente establecida y coordinada” para ocupar los centros y así evitar su cierre el día de la votación, a pesar de existir una orden judicial emitida por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya para incautar el material y clausurar los centros, al haber quedado suspendido tal referéndum por parte del Tribunal Constitucional. “Fue una ocupación muy generalizada de los centros, no de todos pero si muchísimos”, ha subrayado, a preguntas de la Fiscalía.

"Nuestros policías sufrieron todo tipo de agresiones, como patadas por detrás o lanzamiento de vallas metálicas (...) Lamentablemente hubo que hacer uso de lanzamiento de pelotas de goma por esa situación” Juan Manuel Quintela Comisario de Información en Catalunya

Quintela ha puesto de ejemplo los hechos ocurridos en el colegio Ramón Llull, donde se produjo un enfrentamiento entre agentes y concentrados que está siendo investigado por el Juzgado de Instrucción número 7 de Barcelona. “Nuestros policías sufrieron todo tipo de agresiones, como patadas por detrás o lanzamiento de vallas metálicas”. Ha apuntado que de aquellos sucesos hubo siete funcionarios lesionados.

Pelotas de goma

Lamentablemente hubo que hacer uso de lanzamiento de pelotas de goma por esa situación. Cuando se salió (del colegio) con los efectos intervenidos, los agentes fueron rodeados y perseguidos. Los servicios de orden público tuvieron que hacer uso del lanzamiento de pelotas de goma. Una de ellas causó lesiones a uno de los manifestantes hostiles. Estuvo en primera fila. Tenemos un informe de cinco agresiones de esa persona a agentes”, sostiene.

Quintela hace referencia a Roger Español, un activista que el 1-O perdió la visión de un ojo por una pelota de goma lanzada por agentes en el colegio Ramón Llull y que está siendo investigado en Barcelona. En la instrucción hay agentes investigados y ahora el juez ha aceptado que agentes heridos puedan emprender acciones legales contra personas que pudieran haberles agredido.

Seguimiento de Mossos

Por otro lado, este mando policial ha acusado a los Mossos d’Esquadra de actuar aquel día con pasividad e incluso ha relatado cómo un agente de la policía autonómica les increpó y pidió que dejaran votar a la gente allí personada. “Hubo casos con nosotros y Guardia Civil de obstaculización, pero en la mayoría de casos fue de pasividad. Tenían instrucciones de que se apartaran, de no colaborar”, ha indicado.

En concreto, Quintela ha contado al tribunal que en la escuela Pía de Barcelona, uno de los responsables del operativo de los Mossos d’Esquadra destinado allí “trató de impedir la entrada” de los agentes de la Policía Nacional poniendo los brazos en cruz y gritándoles “dejadlos votar”.

Además, ha dicho tener pruebas de que los Mossos realizaron seguimientos a la Policía y Guardia Civil. “Hicieron 214 consultas. El 52% de nuestros coches fueron chequeados por los Mossos. Eso no es normal. Seguimientos de esta naturaleza no son normales”, ha espetado.

“La verdad es esa”

Para Quintela, esta afirmación de que hubo seguimientos no es una apreciación “subjetiva” sino que a su juicio hay pruebas que lo afirman, dado que a las 08:15 horas del 1-O se lanzó un “comunicado” por parte del Centro de Coordinación Central de los Mossos (CECOR) en el que se daba la “instrucción” de comunicar cualquier movimiento de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Siento hacer estas declaraciones. En los Mossos hay muchos compañeros que hubieran querido colaborar. Hay muchos profesionales y tengo buena relación con algunos de ellos, pero la verdad es esa”, ha añadido. Según apuntó, hubo funcionarios que utilizaban vehículos de los Mossos para dirigirse a los centros de votación avisando de la “inminente” llegada de los agentes el 1-O. “No es una apreciación, está en sus comunicaciones”.


Imprimir   Correo electrónico