hospimedica2

Un agente de la Guardia Civil relata el intento de sustraer a un detenido de forma violenta golpeando el coche policial tras registrar Exteriores

fotonoticia 20190319181828 640

Desvela el acoso a otra secretaria judicial que acabó llorando cuando la evacuaban de la Consejería de Exteriores por la concentración de manifestantes

 Un guardia civil que participó en el registro de la Consejería de Exteriores de la Generalitat el 20 de septiembre de 2017, ordenado por el Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona, en el marco de la investigación de la organización del referéndum ilegal del 1 de octubre, ha relatado este martes en el juicio por el 'procés' independentista en el Tribunal Supremo que los manifestantes que se concentraron a las puertas de dicha sede trataron de sustraer a un detenido de la "cápsula de seguridad" habilitada para sacarle del edificio, llegando a golpear y romper los cristales del vehículo policial.

Así lo ha dicho el sargento --quien ha pedido que su imagen no sea enfocada para evitar que sea difundida públicamente-- durante su declaración como testigo en la que ha recordado que el propio detenido, el responsable del Área de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Xavier Puig Farré, pidió "por favor" que le "sacasen de ahí" porque estaba viviendo un "capítulo de terror total".

Para el testigo esta situación fue algo "inaudito", ya que, según ha dicho, nunca había vivido nada similar en ninguna de las operaciones policiales que había realizado, ni siquiera en las de "narcotraficantes y organizaciones criminales".

Ha destacado que cuando se introdujo en el coche con Farré se fijó en la "cara de las personas" que golpeaban los cristales porque "no eran normales", sino "de mucha rabia", de "rabia descontrolada". Ha continuado diciendo que está convencido de que los manifestantes ni siquiera sabían quien era el detenido.

El guardia civil incluso ha desvelado que la letrada de la Administración de Justicia --anteriormente denominada secretaria judicial-- que formó parte de esa comitiva judicial sufrió también un episodio de acoso cuando se trató de evacuarla. Ha apostillado que antes del detenido, sobre las 11.45 horas, se decidió formar un dispositivo de seguridad para sacar a esta secretaria judicial de la Consejería porque tenía que acudir a otro registro y se preveía la posibilidad de que los concentrados entrasen en la Consejería, ya que el "ambiente estaba muy crispado".

LOS MOSSOS "MIRABAN", HA DICHO

"Empezaron a llover botellas de agua" y los "insultos y las amenazas de muerte eran ya algo suave con lo que estaba ocurriendo", ha narrado. "Los manifestantes empezaron a zarandear el vehículo y la secretaria empezó a llorar (*) estaba horrorizada, con las manos en la cabeza", ha añadido. "¿Qué hacían los Mossos d'Esquadra?", ha preguntado el fiscal Javier Zaragoza tras el relato de estos incidentes, a lo que el testigo ha contestado: "Miraban".

El 20 de septiembre de 2017 se realizaron una cuarentena de registros relacionados con los preparativos del 1-O y en todos ellos se realizaron concentraciones en contra de la actuación policial. No obstante, hasta ahora sólo se había hablado de los incidentes ocurridos ante la Consejería de Economía, de donde la secretaria judicial tuvo que salir por el tejado.

El testigo ha explicado a lo largo de su comparecencia que el ambiente de la protesta fue "progresivo", pues primero eran los propios funcionarios o trabajadores del departamento que dirigía el acusado Raül Romeva, que abandonaron sus puestos de trabajo para manifestar un "descontento" hacia la actuación de la Guardia Civil. Pasadas las horas, ha continuado describiendo, el grupo de personas fue aumentando hasta las "200 o 300 personas" y el ambiente había cambiado.

"INSULTOS" Y "AMENAZAS" POR PARTE DE LOS MANIFESTANTES

Así lo notó cuando salió a la calle un poco antes de concluir el registro, sobre las 11.30 horas, para hacer unas "gestiones". En ese momento, tras recibir "insultos" y "amenazas" y percibir que "iba a haber actos violentos", decide hablar con el responsable de los Mossos d'Esquadra que estaba en ese lugar para ver cómo podían sacar a la secretaria judicial del edificio ante el temor de asalto de la Consejería.

El guardia civil ha contado que ese responsable de la policía autonómica le manifiesta que "no puede hacer gran cosa" para ese cometido y que no puede pedir refuerzos porque los antidisturbios estaban ocupados en otros asuntos en Barcelona. Por ello, el testigo organizó el dispositivo, consistente en "dos anillos" de agentes que formarían una "cápsula de seguridad", para evacuar primero a la secretaria judicial y después al detenido.

Es en este punto en el que el testigo sitúa la aparición de dos vehículos, en el segundo de los cuales, pudo ver sentada a Forcadell, que sacaba el brazo por la ventanilla arengando a las masas.

Por otro lado, este testigo ha indicado cómo se realizó el registro del despacho de Xavier Puig Farré, que fue detenido en su domicilio y trasladado a la Consejería sobre las 8.25 horas. Allí se procedió al volcado de su ordenador portátil, se incautaron documentación, alguna de ella manuscrita, y se encontraron "95 trozos de papel" en una papelera, ha indicado.

Aunque al detenido se le designó una abogada para que estuviese presente en la práctica de esas diligencias, ha recordado que desde primera hora estuvieron dos letrados de la Generalitat y que uno de ellos fue "un poco puntilloso con algunos puntos del registro".


Imprimir   Correo electrónico