hospimedica2

Emilio Quevedo, jefe de Planificación de Mossos: El apoyo de Policía y Guardia Civil el 1-O era muy importante

emilio quevedo testigo mosso

Los Mossos d'Esquadra eran conscientes de que había "una posibilidad real" de no poder impedir el referéndum y por eso era "muy importante" contar con el apoyo de los 6.000 policías y guardias civiles destinados el 1-O ante la necesidad de que los agentes tuviesen "una mínima capacidad disuasoria".

A diferencia de lo que señaló el Gobierno autonómico en la Junta de Seguridad del 28 de septiembre de 2018, donde dijo que los Mossos tenían capacidad suficiente para impedir el 1-O, hoy Quevedo ha reconocido que dada "la envergadura" del dispositivo policial, era "muy importante y muy relevante" contar con el "apoyo" de la Policía y la Guardia Civil.

Era así porque, según ha precisado, "desafortunadamente lo que pasó el 1-O llevaba a que las fuerzas que tenían que actuar tenían que tener una mínima capacidad disuasoria".

El dispositivo de los Mossos, según ha precisado Quevedo, buscaba tener "cuanto menos presencia policial", con "al menos dos o tres uniformados", pero en "todos y cada uno de los centros".

Aparte de cerrar el colegio, algo que "desafortunadamente" solo ocurrió en 24 ocasiones a primera hora de la jornada, el objetivo era obtener una "información veraz" de lo que ocurría en cada uno y saber "dónde era más factible enviar otro tipo de recursos" para poder impedir el referéndum.

Aunque eran conscientes de que "en muchos, algunos o pocos casos" estos binomios de agentes "no serían capaces de llevar a cabo la misión encomendada", comprendieron que ese era el dispositivo que "podía tener una mayor eficacia".

Quevedo ha señalado que en los días previos al 1-O, los Mossos calcularon que para poder impedir el referéndum, se necesitarían "entre 30.000 y 40.000" agentes.

El comisario ha asegurado que "se aportaron todos los efectivos disponibles que eran adecuados a la tipología del dispositivo que se afrontaba" hasta el punto que "era imposible" haber destinado "un solo efectivo más en cada centro", añadiendo que "por primera vez" en su carrera, se activaron efectivos de unidades que nunca intervienen en un dispositivo, como Asuntos Internos, o que llevaban mucho tiempo "sin hacer servicio policial de calle" y que incluso se tuvo que alquilar vehículos.

Sin embargo, no formaban parte del dispositivo los antidisturbios, cuya intervención estaba prevista para mantener las "reservas de orden público" necesarias para "hacer frente a eventualidades", como era previsible que ocurriesen.

En cualquier caso, Quevedo ha admitido que "desafortunadamente" no pudo cumplirse el mandato judicial "en su totalidad" dado que no se pudo "conseguir la inactividad absoluta de 2.300 centros de votación".


Imprimir   Correo electrónico