hospimedica2

La libreta Moleskine del proceso independentista

la vanguardia

La Guardia Civil ve en la libreta de Jové una hoja de ruta independentista, pero también refleja dudas, recelos y reproches entre los protagonistas. Una libreta negra Moleskine del exsecretario general de Economia, Josep Maria Jové, se ha convertido en el mejor apoyo de la Guardia Civil en la investigación para esclarecer hasta donde ha llegado o pretendía llegar el independentismo catalán.

Según publica La Vanguardia, los investigadores analizan las reuniones que recoge entre febrero del 2015 y noviembre del 2016 argumentando que “ya se habla de república catalana”, aunque para entonces existían miles de folios más o menos públicos desgranando estructuras de Estado y cómo garantizar desde los servicios de luz y gas hasta la venta de paracetamol en las farmacias en caso de independencia. Lo que esconde la agenda son ­citas en el Parlament, la Casa dels Canonges y una misteriosa war room, pero sobre todo la capa­cidad de mutación de los planes del Govern, las tensiones entre CDC y ERC y las fobias de unos y otros.

1 JUNIO 2015. IDEAS FUERZA.

“¿Qué promete Podemos? El verdadero proyecto revolucionario es el nuestro. Nosotros queremos crear un nuevo Estado en el seno de Europa. Eso sí que es romper con el poder establecido (...) Necesitamos la épica. Necesitamos poner dentro del imaginario colectivo que el proyecto de ERC es el único cambio revolucionario real”.

En enero de ese año Artur Mas había anunciado elecciones para el 27-S. Después de un par de meses de enfrentamiento, CDC y ERC descartaron la candidatura conjunta y acordaron pactar una hoja de ruta. “Esto ha sido una pesadilla” confesó Mas. Jové refleja cómo ERC preparaba su campaña obsesionada con vencer a CDC tras la consulta del 9-N, pero también con Podemos y su éxito mediático. “¿Dónde están los agasajos universitarios? ¿Las películas?”

6 JULIO. HOJA DE RUTA MÁS PROGRAMA.

“Proclamación de la independencia ¿Cuándo? O cuando todo esté listo o cuando la presión del Estado sea enorme. ¿Cómo? Ley constitucional transitoria. (...) Breve. Procedimiento rápido. (...) ¿Quién lo valida y cómo? Referéndum y elecciones constituyentes. 18 meses”.

La agenda revela la negociación del programa de CDC y ERC días antes del anuncio de un acuerdo para concurrir finalmente juntos a las elecciones con la marca Junts pel Sí. La reunión entre Francesc Homs, Carles Viver Pi i Sunyer, Joan Vidal de Ciurana, Marta Rovira y Jové. “80% de la normativa preparada. Buscamos que no haya agujeros”. Tampoco habrá agujeros en la negociación del Govern. Hasta siete reuniones registradas por Jové abordan el reparto de responsabilidades en el Govern y el Parlament, la creación de consellerias como la de Exteriores y el argumentario interno republicano: “Estamos adecuando las principales actuaciones para hacer efectiva la desconexión y la ruptura y la desobediencia y todo en 18 meses”.

3 NOVIEMBRE. F. REQUEJO, VIVER, VINTRÓ, ROMEVA Y JOVÉ.

“Crear más VP obliga a cambiar la ley . Imagen donde ERC es quien pierde. (...) Riesgo que para contentar a la CUP perdamos nosotros”.

Las negociaciones para la investidura de Mas se atascan con la CUP y los republicanos hacen consultas con politólogos. Las propuestas, que después se van filtrando son: “1. una presidencia con tres vicepresidentes. 2. presidencia, vicepresidencia y tres comisiones. 3. presidencia y delegación de funciones al vicepresidente”. Tras la primera investidura fallida, se añaden variantes en reuniones con presencia de la CUP, CDC y ERC: una presidencia rotatoria, comisiones de Govern y una cuestión de confianza. Los republicanos dejan que convergentes y anticapitalistas discutan y se dedica a organizar la vicepresidencia y Conselleria d’Economia, que ostentará sí o sí Oriol Junqueras. La CUP se aferra al no, pero logra que el Parlament apruebe el 9 de noviembre una declaración de soberanía.

7 ENERO 2016. ÚLTIMO INTENTO.

“AG. Cabe completar la base y para hacerlo es necesario cambiar al candidato a la presidencia (Mas de comisionado EXt País+Cambio legislativo para que haya co-presidencia)”.

El plazo para la investidura del president o convocar elecciones acaba el 10 de enero y la CUP sigue resistiéndose hasta el día 8. El empate a 1.515 votos en la asamblea anticapitalista enrarece el ambiente. En la reunión referida están representantes de la CUP, de Junts pel Sí y de las entidades independentistas. Entre ellas la AMI, con Carles Puigdemont como presidente. Jové anota intervenciones de todos los asistentes, pero ninguna de Puigdemont. Los encuentros se alargan al día 8 primero en la sede de la ANC y después en el hotel Balmes. A esas alturas, el propio Josep Rull descartaba la renuncia a Artur Mas –“El president ya planteó dar un paso atrás a cambio de estabilidad. Entonces era viable. Ahora no”– , mientras en el Palau de la Generalitat se estaba gestando el plan para evitar elecciones en marzo. El primero en la lista alternativa era Neus Munté, pero el día 9 a mediodía, Mas se pone en contacto con el alcalde de Girona, Carles Puigdemont: “¿Estás dispuesto a escuchar?”, le preguntó. Acepta la propuesta y Mas lo comunica a Junqueras y Raül Romeva, que comían juntos en un restaurante de gasolinera en Sant Vicenç dels Horts. Jové anota el pacto con la CUP , que envía a Mas a “la papelera de la historia” y la lista de consellers...

23 FEBRERO. REUNIONES HOJA DE RUTA (Puidemont, Munté, Romeva, Vidal, Turull, Mas, Jové, Rovira, OJ).

“MHP. A nivel internacional nos piden un 50% y hacer pasos que parezcan definitivos, sin el 50% no será entendido (...) OJ: un referéndum no pactado no tiene sentido, ya lo hemos hecho. Tenemos un contrato que es el programa electoral. No tenemos derecho a cambiarlo. RR: tenemos el 80% a favor del referéndum, a nivel int. sólo nos escucharán si ven que vamos seriamente hasta el final”.

A los debates internos sobre cómo desplegar la hoja de ruta se suman los reproches de la CUP que recoge el propio Jové: –“no avanzamos con transición nacional (o no lo ven)”– y que condicionan desde el primer momento la negociación del presupuesto. Se opta por poner en marcha una ponencia conjunta sobre la ley de transición nacional y se trabaja para “encontrar espacios parlamentarios donde la CUP tenga juego”. Aun así, la agenda de Jové se centra esas semanas en reuniones sobre áreas dependientes de la Conselleria d’Economia y el despliegue de la hacienda propia: Pasar de 325 a 850 personas “1. Código tributario. 2. Aduanas, catastro y ente gestor integral de tributos. 3. Régimen fiscal general”.

3 MARZO. REUNIÓN COORDINACIÓN CUP.

“Ser sinceros en nuestra relación. Quedamos que hablaríamos y no lo hemos hecho. (...) Microrupturas: ¿Más estructuras de Estado? ¿Cómo hacemos salir la gente a la calle? El paso importante es el proceso constituyente”.

El acuerdo de investidura preveía reuniones semanales de Junts pel Sí con la CUP y la integración de dos diputados anticapitalistas en el grupo mayoritario. El sistema está atascado, como el presupuesto, a pesar de que Mas insiste en que el pacto por el que dejó la primera línea política incluía el voto a las cuentas. De hecho, el expresident lleva el documento del acuerdo con la CUP en el bolsillo de la americana para enseñarlo a quien convenga. Jové se pregunta: “¿Sin presupuestos no hay legislatura? Sin legislatura no hay proceso. ¿A quién le interesa?”.

13 ABRIL. PARLAMENT (C. FORCADELL, MARTA ROVIRA, JOVÉ)

“Necesitamos una estrategia a nivel parlamentario (...)¿Qué hacemos si hay inhabilitaciones o multas? Quieren que CSQP y BCNComú participen en el proceso constituyente, que formen parte del equipo impulsor”.

ERC está determinada a implicar a los comunes en el proceso soberanista y defiende impulsar un proceso constituyente junto a la CUP. No obstante, esos días la ANC ha puesto en marcha otra propuesta: el referéndum unilateral de independencia (RUI), que no despierta pasiones entre ningún partido, pero que acabará imponiéndose en las discusiones del Govern. La negociación del presupuesto ocupa gran parte de las reuniones de Jové, también ligado a la desconexión. La CUP quiere el referéndum el 2017, aumentar la presión fiscal, desobediencia al Tribunal Constitucional por los impuestos suspendidos y al límite de déficit “¿Cómo?”, pregunta. Lejos de avanzar con la CUP, CDC y ERC se enfrentan por la propuesta de Junqueras de rebajar el IRPF a las rentas bajas y medias.

La tensión entre los socios del Govern es máxima. La CUP tumba los presupuestos el 8 de junio y Puigdemont anuncia que se someterá a una moción de confianza. El president informa a Junqueras de la propuesta un par de horas antes de hacerla en el hemiciclo del Parlament. Después de haber instaurado reuniones bilaterales semanales, la comunicación entre ambos es casi nula y las acusaciones de deslealtad van de un lado a otro. La ANC aumenta la presión sobre el referéndum unilateral con una consulta interna.

31 DE AGOSTO. CANONGES (PUIGDEMONT, TURULL, MUNTÉ, VIDAL, ROMEVA, MUNDÓ, ROVIRA).

“¿Introducimos referéndum? Instrumento válido pero si lo anunciamos se ha de hacer sí o sí. Cómo lo ligamos con la cuestión de confianza (...) es necesaria una reflexión sincera. Si no es posible necesito descartarlo claramente”.

Un mes antes el Parlament había desafiado al Estado al aprobar las conclusiones de la comisión de estudio sobre el proceso constituyente, que certificaba la vía unilateral y la ruptura en dos del Parlament . Se desobedeció al Tribunal Constitucional y la Fiscalía se puso a trabajar en la primera querella contra Carme Forcadell. Pero la hoja de ruta seguía mutando. Puigdemont había fijado el debate de la cuestión de confianza para el 28 de septiembre y Mas se quejaba de los incumplimientos de la CUP. Las anotaciones evidencian las dudas del Govern para poner en marcha un referéndum: “Ahora ya saben cómo cargárselo porque hicimos el 9-N. (...) Cómo contratamos las empresas que han de hacer el recuento. Censo: no lo podemos utilizar. Policía: a quién obedecerán. (...) Cómo abriremos los colegios electorales Eso se supera cambiando y aceptando una nueva legalidad. Igual para las elecciones constituyentes que tampoco podemos hacer serían autonómicas. “Trampa””.

22 SEPTIEMBRE. CANONGES.

“(Puigdemont) Seguimos teniendo el mismo problema de qué legalidad se impondrá y la gente seguirá. El referéndum es lo que genera más consenso pero ¿se podrá hacer? (...) El Gobierno español está débil (...) eso facilita hacer el referéndun en septiembre. A partir de entonces abrir negociación y solicitar implicación internacional”. Es un escenario incierto tpero no tanto si el Govern y los altos cargos se hacen responsables (los funcionarios se ausentarán)”.

“¿Qué harán las grandes empresas del país? hay que asegurar tráfico financiero los primeros tiempos. Esquemas de seguridad de país o hemos garantizado seguridad o algunos actores nos girarán la espalda”. Las dudas persisten. Ya en esa reunión se asume que el Estado podría suspender la autonomía. Mas pide que no se renuncie a convocar elecciones: “No podemos abandonar el control”. Pero la máquina ya está en marcha. El discurso de la moción de confianza, Puigdemont lanzará su “referéndum o referéndum” y encargará a Junqueras y Romeva la organización de la votación del 1 de octubre. Es una delegación de doble filo. Puigdemont no quiere que ERC se vaya de rositas en caso de querellas y es que el Constitucional ya actúa contra Forcadell y el Supremo contra Francesc Homs por el 9-N, sumándose a Mas, Joana Ortega e Irene Rigau.

11 OCTUBRE. JOAN VIDAL.

“Sensación que no se quieren implicar: nosotros hicimos el 9-N y vosotros dijisteis que era una mierda. ¡Ahora os toca a vosotros! ¿Dolido? ¿Venganza? ¿No quiere que lo consigamos? (...) ¿No lo sabéis hacer todo? ¡Hacedlo! (...) Parece muy dolido (¿con quién?) (...) Parece que quieren hacer caer al VP y a Romeva. Nos hemos de repartir medallas y marrones y queremos que eso quede claro”.

Las notas de la reunión de Jové con el entonces secretario del Govern reflejan la tensión entre los socios. Durante meses, los exconvergentes acusan a ERC de no mover ficha y escudarse en los silencios de Junqueras para no comprometerse judicialmente. La libreta de Jové evidencia que sí se evaluaban pros y contras sobre el censo, los efectos penales de las contrataciones administrativas y “quién puede firmar”.

8 NOVIEMBRE. WAR ROOM.

“(Anna Gabriel) No renunciaremos a la estrategia de la desobediencia. Piden que le avisen que los detendrán ¿Puede ser? Así nos podríamos coordinar. ¿Podemos pactar un protocolo?”.

La cita en la habitación de la guerra es con la CUP y, al menos, Puigdemont. ERC y el PDECat se enfrentan a los anticapitalistas por su estrategia de “microdesobediencias”. La alcaldesa de Berga se niega a ir a declarar al juzgado y se prevé su detención. Según Jové, Puigdemont dice que “los Mossos harán siempre lo que les digan los jueces. No habrá ninguna orden de Interior”. Ahí no hay negociación, pero se aborda por primera vez la posibilidad de poner en marcha una “cumbre por el referéndum”. Se trata, de nuevo, de abrir el terreno de juego hacia los comunes.


Imprimir   Correo electrónico