hospimedica2

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Burgos investiga a un conductor por alcoholemia positiva tras sufrir un accidente de circulación

1. ACCIDENTE burgos

Provocó el siniestro vial en el que se vio involucrado una furgoneta al incorporarse antirreglamentariamente a la circulación de la vía principal. Arrojó resultados positivos en la prueba de alcoholemia de 1’16 y 1’12 mg/l, superando en más de cuatro veces la tasa máxima

14 de febrero de 2020.- Fuerzas de la Guardia Civil del Subsector de Tráfico de Burgos, han investigado a J.V.M.R. de 45 años de edad, como presunto autor de un delito contra la seguridad vial por conducir un vehículo a motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas superando las tasas establecidas.

Los hechos ocurrieron a primera hora de la tarde del pasado jueves 13 de febrero cuando, en el kilómetro 259’800 de la carretera N-122 a su paso por la comarca burgalesa de La Ribera, el turismo del a la postre investigado se incorporaba a la circulación de la citada vía.

En ese momento circulaba preferentemente una furgoneta cuyo conductor se vio sorprendido por la irrupción en la calzada del turismo y no pudo evitar la colisión contra el lateral del citado vehículo infractor.

A consecuencia del siniestro se produjeron desperfectos de gran consideración en los vehículos implicados y resultaron heridos leves ambos conductores, hecho que no impidió la realización de la prueba de alcoholemia mediante el aire espirado.

Mientras que el uno de los conductores arrojo resultado negativo, el de J.V.M.R., que presentaba a simple vista síntomas evidentes de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas mostró una tasa de 1’16 y 1’12 mg/l.

Sendos valores superaban en más de cuatro veces la tasa máxima permitida para este grupo de conductores no profesionales, que es de 0’25 mg/l, por lo que el conductor fue investigado como presunto autor de un delito contra la seguridad vial.

Las diligencias instruidas serán entregadas en el Juzgado de Instrucción Nº1 de Aranda de Duero.

La ingesta de bebidas alcohólicas así como la de drogas y sustancias tóxicas influye en el conductor de un vehículo con la disminución de la capacidad sensorial, de reflejos y de atención en la conducción, desvirtuando la percepción de la realidad, determinando una conducción inapropiada y creando un concreto peligro para la vida propia y del resto de los usuarios de la vía, aumentando exponencialmente la posibilidad de sufrir un siniestro vial.

Estas conductas al volante podrían conllevar administrativamente hasta 1.000 € de sanción y penalmente podrían ser castigadas con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

La Guardia Civil pone a su disposición el número de teléfono 062 o si lo prefiere también el servicio de alertas app Alertcops; cualquier información que desee facilitar o colaboración en el ámbito de la seguridad ciudadana, vial o medioambiental es tratada de manera discreta y anónima