hospimedica2

Estrasburgo avala las "devoluciones en caliente" en Ceuta y Melilla y revoca la condena inicial a España

devoluciones en caliente

El Tribunal Europeo resalta que los inmigrantes expulsados "se pusieron en una situación de ilegalidad" al entrar por "lugares no autorizados"

La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha avalado por unanimidad las llamadas "devoluciones en caliente" y ha revocado la condena inicial a España dictada hace unos meses por una de las Salas del propio tribunal.

La sentencia, notificada este jueves, afecta a las expulsiones de dos inmigrantes subsaharianos -un maliense y un marfileño- que fueron devueltos inmediatamente a Marruecos tras saltar la valla fronteriza de Melilla en agosto 2004.

La Gran Sala resalta que los inmigrantes "se pusieron ellos mismos en una situación de ilegalidad" al acceder "a lugares no autorizados" y "recurriendo a la fuerza" y al "efecto masa", al tratarse de un salto de la valla de decenas de personas.

La sentencia añade que los subsaharianos "decidieron no utilizar las vías legales existentes" y acceder "de forma irregular" a territorio español. Así pues, los magistrados consideran que la "ausencia de una decisión individualizada" sobre la devolución de cada uno de ellos se puede atribuir al hecho de que no utilizaran los cauces oficiales y, por tanto, es consecuencia "de su propio comportamiento".

Por ese motivo, la Corte concluye que no se puede considerar a España como responsable de la ausencia en Melilla de un cauce legal que les permitiera oponerse a su devolución a Marruecos. Ése era uno de los argumentos esenciales de las demandas presentadas contra España, en las que se alegaba una violación del derecho a la tutela judicial efectiva.

El otro artículo supuestamente violado por España era el que prohibía las expulsiones masivas de extranjeros. Tampoco lo incumplió España, según la Sala.

EL TRIBUNAL CONSIDERA EL ACCESO A LAS EMBAJADAS

Inicialmente, el TEDH había condenado a España a indemnizar con 5.000 euros a cada afectado al estimarse que sí había violado esa interdicción de expulsiones masivas. La decisión fue recurrida ante la Gran Sala, que revoca ahora ese criterio.

Aunque la sentencia se centra en dos casos individuales, los criterios generales expuestos por la Gran Sala afectan a los supuestos similares en Ceuta y Melilla. La clave de la decisión está en que los 17 magistrados consideran que los inmigrantes tenían una posibilidad de "acceso efectivo a terrirtorio español" por varias vías, la principal de ellas el punto fronterizo de Beni Enzar.

A eso se sumaban otras posibles vías legales: "Los demandantes también tenían acceso a las embajadas españolas y consulados, en los que según la ley cualquiera puede presentar una petición de protección internacional". Esa posibilidad "real" de hacer una solicitud a España por medios legales es la que lleva a la Gran Sala a avalar la actuación de España.

No todo ha sido dar la razón al Gobierno español. Los magistrados, por ejemplo, consideran que la devolución en caliente sí debe ser considerada una "expulsión", pese a que España negaba que fuera así alegando que nunca entraron legalmente en el país. Y también cree la Sala que puede hablarse de una expulsión "masiva" aunque los casos que se le presentaran hayan sido dos.

Pero lo que no se cumple para la condena es el siguiente paso: que esa expulsión masiva se produjera, además, sin que los afectados tuvieran opción de solicitar protección. La opción legal existía y fueron los inmigrantes los que no la emplearon, dicen los magistrados.

La decisión tendrá consecuencias en breve en la legislación española. El Tribunal Constitucional estaba esperando a la decisión de Estrasburgo para resolver sobre la constitucionalidad de las devoluciones en caliente.