hospimedica2

El Servicio de Información y la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil detienen en Valencia a un jefe de la mafia calabresa que huyó de Italia

calabresa mafia

El fugitivo estaba reclamado por su país por quebrantamiento de condena y fue detenido en el centro comercial Aqua por un grupo de agentes de paisano

Una operación de la Guardia Civil se ha saldado con la detención en Valencia de Massimiliano Cornegliani, un destacado miembro de la mafia calabresa que tenía pendiente una orden europea de detención y entrega tras huir de Italia. El fugitivo estaba reclamado por la justicia de su país por quebrantamiento de condena, según confirmaron ayer fuentes de la Guardia Civil.

Cornegliani fue apresado ayer por la mañana en el centro comercial Aqua de Valencia por varios guardias civiles de paisano tras un operativo del Servicio de Información y la Unidad Especial de Intervención (UEI), un grupo de élite especializado en misiones específicas e inmediatas que entrañan ciertos riesgos, como la captura de peligrosos delincuentes.

En esta misma operación de la Guardia Civil también fue detenido un hombre de nacionalidad española, cuya identidad responde a las iniciales O. M. B., que tenía una orden de detención dictada por la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Valencia, según informaron fuentes jurídicas. Los dos individuos arrestados fueron trasladados a sendos calabozos después de que los agentes les leyeran sus derechos y les informaran de los delitos que figuran en las órdenes de detención.

La operación se ha saldado también con la detención de otro hombre buscado por la Audiencia de Valencia

Tras ser arrestado por narcotráfico en 1997 en Italia, Cornegliani fue condenado a 15 años de prisión, pero continuó dirigiendo desde la cárcel su banda de traficantes. Según una investigación de la Sección Antidroga Carabinieri, el mafioso italiano daba instrucciones a los miembros de su grupo criminal a través de las cinco mujeres que iban a verlo y se comunicaban con él en la prisión.

Su esposa, su hermana, su madre, su cuñada e incluso su suegra sacaban de la cárcel notas escritas por el preso con mensajes para sus colaboradores y rivales, uno de los cuales recibió un disparo. Cornegliani, de 51 años, salió de prisión en 2016 pero fue detenido poco después por extorsionar a un empresario con el que pretendía realizar otra operación de tráfico de cocaína.

Escribir un comentario