hospimedica2

Guardia Civil y Policía Nacional obligados a intervenir ante la pasividad de los Mossos

1506843725 998068 1506844421 noticia normal

Si alguien había albergado alguna duda sobre la actuación de los Mossos d’Esquadra ante el referéndum ilegal este 1º de octubre, estas se habrían despejado a primeras horas de esta mañana.

EL ESCENARIO ESPERADO

Y es que los agentes de la policía autonómica, cumpliendo “escrupulosamente” las órdenes del major Trapero y saltándose las recibidas desde los tribunales de justicia, se han limitado en algunos casos a “levantar acta” cuando el material para la votación ilegal llegaba a los pocos colegios electorales que habrían conseguido abrir sus puertas, sin impedir su entrada y en otras simplemente situados a pocos metros de esos colegios a “cruzarse de brazos”, literalmente, permitiendo las votaciones.

Es el escenario que los mandos de Policía Nacional y Guardia Civil, podrían haber sospechado, ya que agentes de ambos cuerpos policiales han tenido que asumir, ante la pasividad de los mossos, las responsabilidades de estos últimos y cumplir con las órdenes judiciales recibidas, impedir el referéndum e incautar el material para el mismo.

Dentro de las táctica urdida por Trapero para evitar cumplir las órdenes recibidas, poniéndose de perfil y pasando la responsabilidad a los cuerpos policiales estatales, está la de solicitar “refuerzos” para no nener que ser ellos los que intervinieran las urnas y que fueran los agentes de Guardia Civil y Policía Nacional los que realizaran estas intervenciones y los que rquisaran finalmente las urnas, provocando la imagen de que el Gobierno central está usando la fuerza para impedir una votación, algo que la Generalitat buscaba desde hace semanas, y por otro lado mantener en alerta a los cuerpos policiales  obligándoles a desplazarse a distintos lugares, entorpeciendo de esta manera su labor.

La pasividad de los Mossos ha provocado que Policía Nacional y Guardia Civil haya tenido que actuar con contundencia para desalojar colegios electorales e intervenir las urnas para evitar la votación. Una imagen que se ha repetido en diferentes puntos de Cataluña, un ejemplo de estas actuaciones ha ocurrido en el pabellón deportivo Sant Julià de Ramis de Girona, donde tenía previsto votar Puigdemont, donde la Guardia Civil ha tenido que actuar para poder acceder al interior ya que a entrada estaba bloqueada por unas trescientas personas y un tractor, aunque finalmente la Guardia Civil logró entrar en las instalaciones a las 9.20 de la mañana después de retirar el tractor que bloqueaba el acceso y romper las puertas de cristal de la entrada.

Tras las actuaciones de Policía Nacional y Guardia Civil, el ejecutivo catalán ha improvisado una modificación en la 'legislación' del propio referéndum, anunciando que se creaba un censo único y que, por lo tanto, cualquier catalán podría votar en cualquier colegio electoral, sin necesidad de depositar la papeleta en el centro asignado previamente.

El propio president aprovechó esa nueva disposición para acudir a Cornellà de Terri, un pueblo a las afueras de Girona y de unos 2.000 habitantes, para poder depositar allí su voto. Una estrategia que han seguido otros cargos de la Generalitat, entre ellos Oriol Junqueras, y que está logrando evitar la vigilancia especial de los cuerpos del Estado en los centros electorales en los que éstos tenían programado votar.

Escribir un comentario