hospimedica2

Una benemérita colección acuartelada en Ciudad Real

coleccion-guardia-civil-06-550x325

Santiago García Sánchez posee la colección particular más importante del mundo dedicada a la Guardia Civil.

Así lo asegura este agente de 52 años que, desde la infancia -pues su padre también fue guardia-, ha ido recopilando uniformes, armas blancas y numerosos objetos históricos relacionados con la Benemérita. Desde finales de los setenta, cuando ingresó en el Cuerpo, se entregó más intensamente a esta afición y comenzó a adquirir piezas y a recibir donaciones que engrosaron su colección.

En los últimos años ha expuesto en diez ocasiones, principalmente en la provincia de Ciudad Real. En la capital -en el Museo López-Villaseñor, dos veces en Puertollano, en el Museo de la Marina de Viso del Marqués y en Malagón. Pero también en Cuenca, donde, desde 2011, se ha podido visitar su muestra en estos últimos cuatro años, o en Navafría (Segovía), donde participó en una exposición con motivo del 25 aniversario de la incorporación de la mujer a la Guardia Civil. Para 2015 tiene previstas cuatro nuevas exposiciones, aún sin confirmar las fechas, en Puertollano, Ciudad Real y en las localidades de la Comunidad de Madrid de Vicálvaro y Valdemoro.

Su colección está compuesta por 172 uniformes que abarcan desde la época fundacional, desde 1844, hasta la actualidad, pasando por períodos como los últimos años de las colonias de ultramar (Cuba y Puerto Rico), los años 20, la República, la Guerra Civil, la década de los cuarenta, la División Azul, la transición o la incorporación de la mujer a la Benemérita en 1989. Además,  posee unas 250 prendas de cabeza de diferentes temáticas, todas usadas por la Guardia Civil, y una importante colección de armas blancas de unas 80 piezas, todas reglamentarias. Asimismo ha recopilado multitud de objetos variados, como dos baúles de 1890 y de los años veinte -“que se empleaban entonces como hoy en día las taquillas”-, una cama de 1886 y diversos objetos personales -correajes, libros, documentación o figuras, entre otros-.

Aunque para Santiago García Sánchez exponer todos estos artículos forma parte de su afición, reconoce la dificultad de compaginar esta actividad con su trabajo de agente.  En un futuro, si alguna institución llegara a interesarse en su colección, espera lograr un espacio donde llevar a cabo una exposición permanente. “El volumen que tengo es grandísimo y soy consciente de que no lo puedo tener así y mis hijas no van a seguir con esto”, comenta. Mientras tanto, y entre muestra y muestra, los objetos esperan en cajas, almacenados en las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Ciudad Real.

GALERIA DE IMAGENES

MICR.es

Escribir un comentario