hospimedica2

INMACULADA SÁNCHEZ MARTIN: "Lo que empezó como un trabajo, se ha convertido en una vocación y una forma de vivir, hoy me siento muy orgullosa de pertenecer a la Guardia Civil"

a2b457a4 1061 4246 9b7c ef3a6a5639c3

Inmaculada es una mujer valiente, luchadora, consecuente, deportista, madre y guardia civil, es vocal de igualdad de AUGC por la provincia de Cádiz, ha sabido, no sin dificultades, compaginar vida familiar y profesional para sacar ella sola a su hijo adelante, destinada en el Núcleo de Servicios de la Comandancia de Algeciras, piensa que aún hay cosas que habría que cambiar y echa de menos más ayuda para familias monoparentales y para la conciliación familiar, nos cuenta que lo que empezó siendo para ella un trabajo, una salida laboral, hoy según sus propias palabras "se ha ido metiendo poco a poco dentro de mí, lo que empezó como un trabajo..., se ha convertido en una vocación y una forma de vivir, hoy me siento muy orgullosa de pertenecer a ella (a la Guardia Civil)", no ha querido a pesar de sus circunstancias personales estancarse y ha seguido formándose, el año que viene acabará el Grado de Psicología.

- ¿Cómo y por qué decides hacerte guardia civil?, ¿Cuáles fueron tus motivaciones?

Soy de la Línea de la Concepción. Ingresé en el cuerpo en 1992, contaba con 18 años. Me decidí siguiendo el consejo de mi madre, estaba estudiando FP1 de Química, pero no quería seguir estudiando, así que un día me dice mi madre “Mira niña lo bien que están las niñas guardias civiles en la frontera de la Línea con Gibraltar, con su trabajo, su sueldecito, su independencia, tú podrías presentarte.” Así que trabajaba de día y por las tardes me preparaba para las pruebas físicas y de noche iba a clases particulares donde te preparaban para la oposición. Y ahí empezó mi carrera profesional en la Guardia Civil, con tan solo 18 años, ingresé en el cuerpo, la cuarta promoción de mujeres.

- ¿Qué pensaron tu familia y amistades cuando les comunicaste que querías ser Guardia Civil?

Mis familiares y amigos decían que estaba loca, a mi madre le recriminaban que yo era muy joven para ese trabajo, que era muy duro y que no aguantaría el período en la academia en un régimen militar, bueno 26 años después todavía continuo.

- ¿Conocías antes de ingresar el trabajo de la Guardia Civil?

No lo conocía, tenía a mi tío que era guardia civil, pero estaba destinado en el País Vasco, así no conocía muy bien el trabajo que realizaban.

- ¿Qué buscabas o que esperabas encontrar como mujer en la Guardia Civil?

No me planteaba esperar nada como mujer, no tenía ese pensamiento, ni tampoco tenía distinción alguna por serlo para bien o para mal, solo esperaba trabajar, tener un sueldo como guardia civil.

- ¿Qué recuerdas de tu paso por la Academia de Guardias?

En mi promoción salimos 5300 personas aproximadamente 400 aproximadamente éramos mujeres, divididos entre Úbeda los que habían hecho el servicio militar, unos mil dos cientos y Baeza todos los demás, llegué en tren, con una familia de un compañero la noche anterior, y compartí habitación con la madre y hermana de este, había gente durmiendo en las calles, para poder entrar al día siguiente en la academia. Cuando subía la cuestecita para entrar en la academia veía a los guardias, gritando órdenes a todo el mundo, los alumnos corriendo de aquí para allá, asustados, yo me decía, ¡ay madre mía donde me he metido!, casi me vuelvo, pero me dije ya que estoy aquí no me voy a ir. Todo el pueblo de Baeza los fines de semana era una marea verde, hacíamos cola para todo, para hablar con nuestros familiares en los locutorios ya que no había teléfonos móviles, para sacar dinero, además que sufrimos algún que otro corte de agua, e incluso la pérdida de ropa por parte de la lavandería, ahí recuerdo que había compañeras que lloraban porque no tenían ropa interior limpia que ponerse, era mucha gente y no había infraestructura para albergar tal cantidad de personas. Recuerdo las salidas cuando nos daban permiso, siempre estaba rodeada de compañeros, todas salíamos de paisano y a algunas ni se nos reconocía.

Mi paso por la academia para mí fue una experiencia y aprendizaje únicos, con lo que me quedo es con las personas que vivieron esa experiencia conmigo, muchas de ellas todavía seguimos en contacto.

- ¿Cómo fue el recibimiento por parte de compañeros y mandos en tu primer destino? 530d21bd ca9f 4f14 b7de 86d278915f83

Yo llegué al aeropuerto de Barcelona, en concreto a Seguridad, y conmigo llegaron 120 compañeros más, todos éramos nuevos y jóvenes, había muy pocos guardias antiguos, y prestábamos servicios 4 o 5 personas, el aeropuerto no tenía muy buena fama en cuento a horarios, ni el trato de los mandos, estaba considerado un sitio malo, de hecho le apodaban la plantación.

- ¿Cómo fue tu primer día de servicio?

Mi primer servicio fue de noche, el día que nos presentamos nos dijeron que algunos trabajaríamos de noche y otros al día siguiente. A mí me tocó de noche y al día siguiente a las 12 teníamos que ir a recoger las metralletas Z, así que dormimos en los sillones del aeropuerto y fuimos a recoger el armamento, después volvía a entrar de noche. Hoy en día este servicio lo realizan vigilantes de seguridad, pero en mi época era la Guardia Civil quien lo hacía.

- Cuéntanos alguna anécdota de tus primeros años de servicio...

Al ser un aeropuerto nacional e internacional, veíamos a muchos famosos, jugadores de fútbol, deportistas etc., como anécdota, entre ellas, fue con Lola Flores, en el puente aéreo Barcelona-Madrid, había un bar frente al control de entrada y ella se dirigió hacia el control de pasajeros, cuando lo pasó, le pregunte si tiene la tarjeta de embarque, y me dice que no, nosotros habíamos recibido la orden que por allí no pasaba nadie sin la tarjeta de embarque así que le dije que por favor sin tarjeta no pasaba, ella me dijo “señorita es que la tienen mis familiares”, y le dije que lo sentía mucho, pero que no pasaba, así que ni corta ni perezosa, con todo el bar lleno de pasajeros, se vuelve y le grita a un familiar a viva voz “¡niñooooo trae la tarjeta de embarque que aquí la niña, no me deja pasar!”, en ese momento todo el mundo se volvió para mirarla a ella y a la vez a mí, yo me puse colorada y ella sonrió, le trajeron la tarjeta de embarque y la deje pasar, jamás se me olvidará la vergüenza que pase, no movía un músculo, inmóvil delante de ella y pensando, “ya me pueda poner amarilla hasta que no vea la tarjeta embarque no pasa”.

- ¿Qué otros destinos has tenido hasta tu llegada a la Comandancia de Algeciras?

Yo llegue a la Comandancia de Algeciras en septiembre de 1997, a Torreguadiaro. Mi hijo contaba por aquel entonces con dos años, vivía a unos treinta minutos de donde trabajaba, era muy complicado atender a mi hijo, así que salió una concentración a la Aduana de la Línea de la Concepción, que es donde residía, la solicité y me la dieron, estuve por un año, pero era imposible conciliar mi vida familiar en mi pueblo, así que solicite volver a Torreguadiaro, pero este puesto se cerró y pase a Guadiaro. De Guadiaro volví a la Aduana, pero las cosas seguían igual así que solicite el Núcleo de Servicios en Algeciras y pase destinada allí en el 2000. Los primeros 7 años estuve prestando servicio de presentación de detenidos en el Juzgado de Instrucción de Algeciras, y después el traslado de estos a prisión, este servicio era el único que me permitía compatibilizar los horarios del colegio de mi hijo con el trabajo, horario de mañana, así que lo cambié de colegio, ello me podía permitir llevarlo y recogerlo yo, tenía muchas inquietudes y quería hacer muchas cosas pero mis circunstancias eran estas, así que me planteé, vida profesional o hacerme cargo de mi hijo, opte por sacar adelante sola a mi hijo y por estudiar una asignatura o dos al año del grado de Psicología, el cual voy a finalizar el año que viene, así que puedo decir que soy guardia civil y psicóloga. Lo que peor llevaba era si ocurría alguna incidencia en el trabajo y no podía recoger a mi hijo, pero me fui apañando. Después de estos años y por orden de la superioridad pase a los turnos, de un día para otro, supuso un cambio brusco para mi hijo y para mí ya que había de cambiarlo de colegio, de pueblo, con los turnos no me permitía recogerlo así que en septiembre no sabía si entraba en el colegio o se quedaba en la calle, por suerte entró, y era mi familia quien lo recogía cuando yo no podía, aun así era una locura, esa ha sido la época más dura que he pasado, tenía mucho cargo de conciencia porque los veranos se los pasaba en campamentos, además que andaba todo el día con la maleta a cuestas, a casa de mi hermana, casa de mi madre etc..., yo pensaba que le iba a ocasionar un problema en el futuro con tanto cambio pero los niños son esponjas y ellos se adaptan mucho mejor a las cosas que los adultos.

IMG 9565- Actualmente destinada en el Núcleo de Servicios ¿Qué misiones tiene tu unidad?

En mi unidad se realiza diferentes servicios, entre los que se encuentran las conducciones interurbanas de presos, guarda y custodia de los detenidos que se ocasionan en toda la comandancia de Algeciras, la seguridad de la Cárcel de Botafuegos, y de la Comandancia de Algeciras.

- ¿Cómo se vive como guardia civil el trabajo diario en Algeciras?

Se vive como un trabajo más, somos guardias civiles, pero también somos personas, así que realizando tus ocho horas y teniendo siempre la premisa de volver a casa.

- ¿Qué es lo más complicado que has vivido como guardia civil en Algeciras?

He vivido situaciones difíciles en el desempeño de mi trabajo, pero siempre he pensado que es lo que entraña este trabajo, lo más complicado ha sido la conciliación familiar, la inexistencia de ayuda a familias monoparentales como la mía.

- Y como mujer guardia civil, ¿Qué dificultades has encontrado para desarrollar tu trabajo?

Las dificultades que he encontrado han sido sobre todo con los mandos y con los compañeros, al estar en un sitio donde se encuentran muchos guardias te encuentras con muchos compañeros que te echan una mano, pero también con otros que están esperando a ver por dónde vas a andar para ponerte la zancadilla, o cuestionando cualquier indicación que le das.

- ¿Qué curso o especialidad te hubiera gustado hacer que no hayas hecho?

Me hubiese gustado entrar en policía judicial, siempre me ha resultado una unidad muy completa e interesante, pero en estas unidades la conciliación familiar es muy complicada.

- ¿Qué visión crees que hay hoy de las mujeres dentro del Cuerpo? ¿Hay diferencia en el trato entre hombres y mujeres?

CIMG xx9536uando yo empecé la visión que había era de “a ver a quien le tocaba la guardia”, había muchos mitos y bulos como los típicos que nos han contado a todas, que en una intervención la mujer dejo solo al compañero y se puso a llorar etc., o que era impensable poner dos mujeres juntas de patrulla, o que las mujeres solo prestaban servicio de oficina, la que existe actualmente por lo menos en mi unidad, es que somos capaces de realizar el mismo trabajo que ellos, nos exigen lo mismo que nosotras le podemos exigir a ellos en la realización del trabajo, nos ven como un igual y creo que no se contempla distinción por ser hombre o mujer sino como es la persona, independientemente del género, es en la forma de ser de las personas donde puede existir diferencia de trato y no por el hecho de ser hombres o mujeres.

- ¿Puedes destacar alguna experiencia, positiva o negativa, que haya marcado tu carrera profesional?

Ha habido muchas experiencias pero la última fue hace unos meses, solicite entrar en un curso, pensé que siempre que se realiza ese curso no hay ninguna mujer, y supone un alivio contar con una para el desarrollo del curso, así que solicite entrar, me admitieron para realizarlo, imagino para que nadie les pudiera recriminar que por ser una mujer no me habían aceptado, hice el curso, se me comentó que se contaría conmigo, que necesitaba práctica, con lo que estaba totalmente de acuerdo, todos los compañeros me dieron la enhorabuena por pertenecer al grupo, pero cuál fue mi sorpresa cuando se me eliminó del grupo sin ninguna explicación, pero mi sorpresa fue aún mayor cuando me enteré que se justificaba diciendo que a mí no me venía bien, cosa que no es cierta, ya que en ningún momento se contó conmigo, habiéndome dicho todo lo contrario y lo peor de todo es el lugar en que se me ha dejado y todo para mantener un grupo cerrado donde solo es desarrollado por hombres y así continua.

- ¿Por qué cree que es menor la presencia de la mujer en la Guardia Civil?

Creo que la mujer que entra en el servicio militar es que le gusta la vida militar, y sabe que existe una jerarquía militar, pero la que quiere desarrollar un servicio policial, ve a la mujer en la policía nacional más integrada, ocupando más sitios incluso puesto de directora, también ellas nos llevan ventaja ya que entraron mucho antes que nosotras, creo que la menor presencia en la guardia civil se debe a su carácter militar.

- ¿La IMG 9556existencia de un Comité de Igualdad y la reciente creación de la Unidad de Igualdad y Mujer significa que la situación de desigualdad en el Cuerpo es importante?

Cuando me enteré de la existencia de este comité, fue una alegría, después de 26 años ya era hora, poder contactar con otras compañeras, para mí ha sido y es como levantar la mano y decir estamos aquí, tenemos voz, no solo en la superficie sino también en el interior de la guardia civil. Creo que es muy importante la labor que desempeñan, pero no debemos olvidar que todavía queda mucho camino, soy la más antigua de mujeres de mi unidad, somos diez y todas nos llevábamos muy bien, nos ayudamos unas a otras, y este año con motivo del 30 aniversario de la guardia civil constituimos un grupo de WhatsApp con todas las mujeres de la Comandancia, grupo que ha tenido mucha aceptación y permite establecer redes de apoyo entre nosotras, así como ofrecer apoyo e información sobre todo lo relacionado con la guardia civil.

- ¿Qué crees, cómo mujer guardia civil qué faltaría para conseguir la plena igualdad?

Creo que lo que falta es que sea real y plena, nosotras tenemos igualdad en sueldo, en horas de trabajo, pero por ejemplo en infraestructuras nos encontramos con que no existe, hay puestos donde las mujeres no tienen vestuario o un simple cuarto de baño, porque todavía no han llegado a ese puesto o porque solo hay una, pero es algo tan básico que nadie tiene en cuenta, cuando en caso contrario es impensable que no haya baños o vestuarios de hombres.

- Dicen que se es guardia civil las 24 horas del día ¿Eres capaz de desconectar del trabajo?

Es cierto que se es guardia civil siempre, en mi caso se ha ido metiendo poco a poco dentro de mí, lo que empezó como un trabajo y siempre he intentado que fuera un trabajo, se ha convertido en una vocación y una forma de vivir, hoy me siento muy orgullosa de pertenecer a ella, pero también soy una persona y considero que es muy importante separar el trabajo y tu vida personal.

- Los valores son importantes en la Guardia Civil, valores que llevamos en nuestro ADN desde 1844, como guardia civil ¿crees que están obsoletos los valores y principios que son esencia de nuestra Institución?

Creo que habría que adaptarlos a la sociedad en la que vivimos actualmente, antiguamente un guardia civil iba vestido con uniforme las 24 horas del día, hoy en día esto es impensable, de hecho ver un guardia civil por la calle sin que este de servicio llama la atención y sujeto a críticas y a comentarios, así que considero que esos valores están y como bien dices, en el ADN de la Guardia Civil, también es cierto que deben ir a la par del desarrollo de la sociedad a la cual la Guardia Civil sirve y protege.

- ¿Qué es lo que más te gusta de la Guardia Civil, y lo que menos?

Lo que más admiro son las personas que la forman, hombres y mujeres que se juegan la vida, comprometidas con su trabajo de tal manera que sacan el trabajo hacia delante sin importar quien se lleva el título, las medallas, las horas, o lo que cobran, ves como con el trabajo de tres se benefician veinte y a pesar de todo te dicen ¿y qué hacemos?, yo sonrió y digo pues nada compi ¿en qué te puedo ayudar?  

Lo que menos me gusta es que no optimiza los recursos que tiene, se moderniza muy lentamente, en comparación con otros cuerpos policiales, en cuanto a derechos y servicios para el/la guardia civil de a pie, no se invierte en la formación de los guardias, en dotarlos de herramientas psicológicas para situaciones estresantes que se dan en el desempeño de su trabajo, teniendo en cuenta los suicidios que existen en la Guardia Civil, el equipo psicológico existe pero no es suficiente, por ejemplo en la provincia de Cádiz por su singularidad tiene dos Comandancias Cádiz y Algeciras y solo hay un psicólogo para las dos Comandancias.

- ¿Recomendarías a otras mujeres su ingreso en el Cuerpo?, ¿Qué consejo le darías a las mujeres que quieren ser guardias civiles?

Si recomendaría el ingreso en el Cuerpo, les aconsejaría siempre la lucha por la igualdad de oportunidades, yo me siento muy orgullosa de serlo, con todos sus pros y sus contras, y uno de mis mayores sueños es poder ayudar a los guardia civiles que la forman, sin ellos la Guardia Civil no sería lo que es.

Muchas gracias Inmaculada

Una entrevista de Antonio Mancera Cárdenas

Para Benemérita al Día


Imprimir   Correo electrónico