hospimedica2

La lucha contra la caza furtiva de la pardela cenicienta en un parque natural protegido de Lanzarote que se volvió contra la jefa del SEPRONA

asadero pardelas Alegranza despues masiva

La pardela cenicienta es un ave protegida y al parecer también bastante apetecida, en 2015 la sargento Moreno, jefá del SEPRONA de Lanzarote, localizó en el islote de Alegranza a 19 personas cazando y cocinando pardelas cenicientas.

La mayor concentración de pardelas cenicientas, ave protegida, se da en el islote de Alegranza, en pleno Parque Natural del Archipiélago Chinijo, un islote deshabitado al norte de Lanzarote, para el que hay que pedir permiso para fondear.

En septiembre de 2015, el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de Lanzarote llevó a cabo un operativo para sorprender a un grupo de personas del que sospechaba que pretendían cazar a estas aves para su consumo a pesar de estar protegidas. Los agentes del SEPRONA decidieron inspeccionar el islote ante las "numerosas quejas de asociaciones ecologistas, ornitólogas, biólogos y ciudadanos" por la reiterada actividad cinegética ilegal de esta ave protegida desde hace años, concentrada principalmente en el mes septiembre de cada año, según reflejaron los agentes en el atestado.

En ese operativo se identificaron a 19 personas que habían instalado en el islote una carpa con mesas, sillas y una cocina donde se estaba guisando las pardelas capturadas, hecho que llegó a confirmar la persona que ejercía en el momento de la inspección del SEPRONA las labores de cocinero, igualmente durante la inspección los agentes encontraron medio centenar de huras, agujeros usados como madrigueras por las pardelas, totalmente expoliadas. Después de ese operativo se abrió un procedimiento penal en el que la Fiscalía pide que se sienten en el banquillo 11 de esas personas, acusadas de un delito contra el medio ambiente en su modalidad de protección de la fauna.

El operativo que en un un principio supuso un éxito al detener a quienes estaban expoliando la población de pardelas cenicientas en el islote de Alegranza durante años y que puso luz a los rumores y denuncias que alertaban que cada año, de forma sistemática, se venía produciendo esta caza furtiva, supuso no obstante el calvario personal y profesional de quien comandó dicho operativo, la sargento jefa del Servicio de Protección de la Naturaleza de Lanzarote, Gloria Moreno, a la que se llegó a acusar de un delito de falsedad en documento oficial y en el que la Fiscalía le pide una pena de cuatro años de prisión e inhabilitación especial para empleo o cargo público por un tiempo de tres años, precisamente por esta operación contra la caza furtiva de una especie protegida.

Este procedimiento en el que está imputada la sargento Gloria Moreno nace precisamente de las sospechas de la propia sargento de que esas personas que cazaban pardelas habían sido avisadas en alguna ocasión de que la Guardia Civil iba a intervenir. 

Los mandos directos de la propia Sargento jefa del SEPRONA de Lanzarote reconocieron, al ser preguntados en el procedimiento contra la Sargento Moreno que el factor sorpresa era favorable para la Guardia Civil dadas las especiales características del islote de Alegranza, ya que, además de los posibles avisos cuando la Guardia Civil iba a intervenir, se da la circunstancia de que con una mínima "contravigilancia", se podía abortar cualquier intento de sorprender a los furtivos. Reconocían igualmente que la sargento les habías advertido en varias ocasiones de sus sospechas pero que consideraban que se trataba tan sólo de rumores y datos subjetivos, alegaron además que creían que la sargento mantenía una sospecha general sobre todos los componentes del destacamento en cuanto a los avisos a los furtivos.

A pesar de que para ir contra la sargento se argumenta que ente los años 2008 y 2015 no se habían producido denuncias administrativas, ni se habían abierto diligencias policiales para atajar esta caza ilegal, se tiene constancia que a lo largo de ese periodo, incluso mucho antes ya se conocía esa actividad en el archipielago y concretamente en el islote donde se concentra la mayor población de la protegida pardela cenicienta, de hecho un exconsejero de Agricultura y Ganadería del Cabildo, fue identificado en dos ocasiones en 1992 y en 1995, en la segunda ocasión ya era miembro del gobierno del Cabildo lanzaroteño.

En 2007, Adena denunció la presencia de ocho embarcaciones fondeadas, sin autorización, en el islote durante todo el fin de semana y pidió "mayor control y vigilancia de este espacio protegido para evitar la sensación de impunidad".

En 2010, Seo Birdlife denunció la caza furtiva de pollos de pardela cenicienta en el islote y en 2013 insistió asegurando que "entre los meses de septiembre y octubre, coincidiendo con el engorde de los pollos nacidos el pasado verano, se intensificaba esta caza furtiva".

Desde la llegada de la sargento Moreno al destacamento, varios casos de maltrato animal se resuelven con sentencias condenatorias. Por otro lado de los dos expedientes abiertos a la sargento, tras el operativo contra la caza furtiva de la pardela cenicienta en el islote de Alegranza y el fondeo ilegal en el archipielago, uno caduca y el otro se archiva, no sin antes haber sido cumplida la medida cautelar de sanción de tres meses sin empleo impuesta a la jefa del SEPRONA de Lanzarote, medida cautelar que ya ha cumplido, y que le fue impuesta por la queja del veterinario municipal de Arrecife, que llegó a denunciar por la vía penal a la sargento por diferentes inspecciones llevadas a cabo por el SEPRONA, aunque el propio veterinario acabó retirando la denuncia lo que dió lugar al archivo el caso.


Imprimir   Correo electrónico