hospimedica2

HEMEROTECA 1997: Primeras agentes víctimas de un atentado terrorista.

atentado esta

ETA intenta asesinar a cuatro guardias civiles en San Sebastían con un coche bomba

ETA intentó reventar ayer los Mundiales le Ciclismo que se celebran en San Sebastián colocando un coche bomba al paso de un vehículo camuflado de la Guardia Civil, cuyos cuatro ocupantes, tres mujeres y un hombre resultaron heridos. La explosión se produjo a las 14.55 en el barrio Antiguo, a apenas 100 metros del circuito por donde minutos después pasaron las participantes de la prueba femenina de ruta.

Según explicó ayer el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, el blindaje del coche de los agentes -tres mujeres y un hombre, todos menores de 25 afíos- evitó "una tragedia".El comando Donosti, presumible autor del atentado, no (quiso desaprovechar el eco internacional que brindan unos Mundiales para reaparecer tras una larga inactividad en la capital guipuzcoana. La acción terrorista pretendía capitalizar la atención informativa en vísperas de la reanudación, mañana, del juicio oral contra la Mesa Nacional de HB en el Tribunal Supremo.

Afortunadamente, el blindaje del Nissan Patrol de la Guardia Civil y una décima de segundo de antelación en la deflagración salvaron la vida a Rafael Sánchez Ródríguez (23 años), Erica Folgos Fernández (20 años), María Rocío Vázquez Mungiano (20 años) y Dolores Alarcón Montalbán (24 años). Los cuatro jóvenes agentes se dirigían desde la comandancia 513 del Antiguo, sita a un kilómetro del lugar, al edificio de la Cumbre para realizar el cambio (le guardia en la residencia oficial del subdelegado del Gobierno en Guipúzcoa, Eduardo Ameijide.

La explosión del coche bomba, un Ford Escort que quedó destrozado, se produjo minutos antes de las tres de la tarde, cuándo el Nissan Patrol camuflado de la Guardia Civlil circulaba por la calle Resurrección María de Azkue, paralela al ciruíto ciclista que atraviesa la avenida de Tolosa y a 400 meros de la meta. La deflagración fue absorbida por la parte delanera del vehículo blindado, de forma muy similar a lo ocurrido en el atentado contra José María Aznar, según explicó el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja tras visitar a los heridos.

Rápida reacción

Tres de los agentes reaccionaron instantánearriente y salieron del Nissan esgrimiendo sus armas reglamentarias, mientras María Rocío Vázquez, con heridas de metralla en el muslo derecho y una pequeña fractura en el pie izquierdo, quedó tendida en el sue lo. La proximidad de ambulancias de la DYA (Detente y Ayuda) y de Osakidetza (Servicio vasco de salud) que estaban en el circuito ciclista permitió que los agentes fueran atendidos de inmediato y trasladados a la Residencia Sanitaria Aránzazu y el hospital de la Cruz Roja. Rafael Santiago presentaba una contusión en la muñeca de recha y una lesión leve en los oí dos; Erica Folgos, sufrió una contusión lumbar y María Ro cío Vázquez fue atendida (de heridas de metralla que obligaron a que quedara ingresada con pro nóstico leve. Sus dos compañeros fueron dados de alta. La agente Dolores Alarcón fue asistida en el hospital de la Cruz Roja de una crisis nerviosa y recibió el alta horas después. El primer comentario que hicieron los agentes trasladados a la Residencia Aránzazu. fue que "lo importante es que no se han salido con la suya", según comentó el concejal ramón de Cultura, Ramón Etxezarreta, que visitó a los heridos acompanando al alcalde Odón Elorza. Posteriormente acudieron al lugar dirigentes del PP y el ministro Mayor Oreja, así como el viceconsejero de Interior, José Manuel Martiarena. Todos ellos resaltaron el buen ánimo y la juventud de los heridos.

La explosión del coche bomba provocó una enorme conmoción en el barrio del Antiguo, donde cientos de aficionados estaban presenciando la prueba cíclista. La onda expansiva destrozó numerosos portales y dañó un concesionario de motos y numerosos vehículos aparcados.

Un vecino relató: "Estábamos preparando la comida cuando hemos escuchado una explosión tremenda, un golpe seco que ha hecho temblar toda la casa. Se ha caído la escayola del techo". Al asomarse al balcón pudo observar "cómo había una chica apoyada contra un Patrol, intentando reaccionar. Parecía conmocionada". En el suelo había tendida otra agente.

Los grupos políticos municipales de San Sebastián consideraron ayer que esta última acción de ETA es "un ataque al pueblo donostiarra y a su ilusión colectiva" y expresaron su más enérgica condena en un comunicado suscrito por PSE, PP, PNV y EA en el que subrayaron que a ETA y a su entorno "les duele que los donostiarras apostemos por la normalización de la ciudad y del país".

Los ediles añadeiron que ETA y HB demuestran que se encuentran "sin apoyos del pueblo", cada más aislados e incapaces de salir de su propia incoherencia, "cimentada en el puro fanatismo y en el rechazo de cualquier camino hacia la paz".

Martiarena dijo que la Ertzaintza temía un atentado coincidiendo con los Mundiales, por lo que montó un dispositivo especíal que, a tenor de lo ocurrido, no ha resultado eficaz por el momento, "aunque las reacciones han sido en un minuto".

Por su parte, el titular de Interior Jaime Mayor Oreja, que también acudió al centro hospitalario, señaló que hay que huir de las especulaciones sobre este nuevo atentado, porque "con Mundiales o sin Mundiales, con juicio o sin juicio, ETA sólo sabe matar y además no va a dejar de hacerlo". Reiteró su estrategia de combatir "policial y judicialmente" a la banda terrorista, dado que "con los que mandan ahora en la organización no cabe ningún atisbo de diálogo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de octubre de 1997

 

 


Imprimir   Correo electrónico